Amar

Amar es caminar de puntillas para no despertar al otro mientras sueñan el mismo sueño.

Y verse traicionado por el rubor de las mejillas, o por el brillo de los ojos que iluminan tu habitación.

Es alisar desesperadamente ese mechón rebelde antes de la mejor cita de nuestras vidas.

Amar es el chocolate a medio comer, que adorna tu risa y esquiva tus manos.

Es la colcha compartida aunque no se sienta frío.

Es entender las letras de las canciones tristes; en cada nota, una pena.

Es mirar un reloj impuntual, tirano de las esperas y benévolo en las certezas.

Amar es el tono de la llamada ansiosa que se alarga en la espera.

O ese trocito de más con sazón de cariño; o ese pedacito de menos, que no echas en falta.

Es el silencio tomándonos de la mano, que nos sorprende cuando nos besa.

Como un café que acaricia los labios de un domingo en la mañana.

Amar es una obra de arte, colorida en sus tonos alegres, orlada en sus sepias y grises.

Es un ave segura de su vuelo, pero que ignora su destino.

Una brújula que siempre apunta a un norte calmo en un tiempo tempestuoso.

Es una carta desesperada que siempre llega a su destino.

Amar es la risa que comienza en tus ojos.

Algo así como una angustia deseada, una impaciencia maravillosa.

Es una entrada de cine para una función sin fin, que dura una sola noche.

Como la pizca de sal y las dos de azúcar de un desayuno maravilloso.  

Amar es juntar dos soledades, que pasean el alma en un día soleado.

 

Jesús Millán

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s