Recetario de Tías: Venezuela

Susy KitchenSi algo no puede dejar de sentir el venezolano desde que inició el año 2019, es en que “vamos bien”. Los conductores de Uber se han convertido en mis mejores receptores, cuando me oyen el acento venezolano, inmediatamente lanzan la pregunta, ¿Será que ahora sí, doña Sonia? De ahí en adelante, dependiendo de la duración del trayecto, hay una necesidad del chófer por confirmar, con un nativo, todo lo que se dice o se pública en los medios y redes sociales sobre Venezuela. Y la misma avidez existe de mi parte, por responder gráficamente todo lo que nos pasa.

Igual ocurre en los grupos del chat, en las redes sociales, se respira libertad. Cualquiera que sea la posición, o ubicación geográfica del venezolano, hay un clamor, no un run run, muy grande por este nuevo episodio de la historia del país.

Como responsables de este espacio, Multisápidas, consideramos que es nuestra obligación plasmar lo que nos sucede, sobre todo porque todas somos madres, y tenemos la necesidad de comunicarles cómo vivimos este hito de la historia, como testigos naturales. Hemos aprendido forzadamente, lo que duele el gentilicio, me sorprenden las lágrimas, sin aviso, cuando veo a un joven, como Guaidó, juramentándose en nombre de un tropel de santos, ángeles y vírgenes, y a  un pueblo levantando su mano derecha, comprometiéndose simultáneamente.

img_20170601_1938011Vuelvo a ser asaltada por el llanto, cuando veo la saña de un régimen, en dos conteiner y un camión cisterna obstaculizando el paso  de la ayuda humanitaria, y pare usted de contar, como duele la Patria, estando adentro y en la distancia, no hay diferencias.

Como mujeres, profesionales, trabajadoras, madres de familia y venezolanas, no podíamos dejar pasar este momento, y dedicarle la Tía del recetario a nuestra querida ” Venezuela”. Una Patria, un País, que era reconocido por su riqueza petrolera, y hoy retumba en los medios por su crisis humanitaria. Nos sobrepasaron los problemas políticos, económicos y sociales, que tienen las naciones, llegando a ser un Estado sin derecho jurídico, explicarlo no es para nada fácil, las organizaciones internacionales que atienden a países con situaciones de desplazados, por guerras o fenómenos naturales, tuvieron que ajustar la condición de los venezolanos, para poder ofrecerles la condición de refugiados. En mi opinión, este gobierno ha sido la propia Gota Fría-

La buena noticia es que #VamosBien,  recuperaremos nuestra “normalidad”, y acabaremos con las comillas en nuestras historias.

Sonia María

 

img_20190204_1904501080667064.jpg

Si algo solemos gozar es la preparación de la edición correspondiente a este mes, Febrero,  que sale el mismísimo 14, Día del Amor y la Amistad. Es un tema que motiva, que da para mucho y por ello le hemos concedido tribuna al amor y al desamor, al despecho, la lujuria, el beso, el deseo, los celos, el matrimonio, y así seguiremos. Pero ahorita no nos cabe en el pecho otro ánimo, ni nos gobierna más esperanza, que la del país que nos vio nacer y crecer.  Por eso no podía ser, en esta edición del amor, sino Venezuela, nuestra tía del mes.

Nuestros sentimientos se han vestido con toda gama de emociones, desde la perniciosa incertidumbre, con la que amanecimos al despunte de 2019, pasando por la sorpresa de inesperados acontecimientos, hasta instalarnos con renovada fe de posibilidades en Febrero. Nuestra pacha mama exánime, nos hace vibrar una vez más con energía fluida y firme. Ante los hechos positivos y concretos que se suceden uno a otro, con ansiedad y tratando de mantener una calma, casi siempre desmayada, nos preparamos para recibir la anhelada, luchada y merecida oportunidad de enmendar el rumbo perdido, sin obviar el compromiso enorme para con nuestra historia: trabajar en múltiples frentes, todos necesarios, para vencer la sombra del populismo, la injusticia social, la impunidad, la corrupción, la desidia enquistada y la ignorancia. Es impostergable dejar tales males atrás y formar parte de las naciones que, en democracia, procuran el mayor bienestar a sus ciudadanos, garantizando sus derechos elementales y civiles. Hemos de ser creativos, consecuentes, novedosos, humildes, agradecidos, irreverentes y empáticos. ¡Lo lograremos!

Adriana G. y María Carolina E.

 

img_20190204_190400-1815334789.jpg

Llega el día, te fuiste y te quedaste, te quedaste porque la nacionalidad es tuya y te pertenece, te fuiste porque la nacionalidad es tuya y te pertenece. Salir, quedarse, ninguna fácil. Y si de nuestro dolor somos los dueños más rápido lo seremos de nuestra libertad. Voy en metro y a pie todos los días, en el metro la gente lee aún con el movimiento típico del vagón (yo no puedo porque voy observando y leyendo los post pegados en el metro de escritores que han ganado premios y nadie se fija), toca amuñuñarse desde el más respingado hasta el cantante venezolano que entra a dar una serenata matutina con su cuatro, otros se besan o ven películas en el móvil y automáticamente se bajan en su estación como robots. El 23 de Enero una vez más tomé el metro a Sol (estación de metro) lugar de concentración, no se veía más que un tricolor, llámese gorra, chaqueta, bandera, hasta lycras. Primera vez que asisto a una concentración en el extranjero y mi alma no tenía espacio. Montada en un poste veía gente de todo tipo, de todo tipo tricolor. Alguien en un mal inglés me pregunta ¿Qué está pasando aquí? Adivinen mi respuesta,  el discurso de rigor, no sé si me entendieron.

img_20170614_074244Todos los días lo primero que hago es ver las noticias mientras el café y la noticia diaria es la libertad de Venezuela, me acuerdo, me recuerdo y lo vivo… de Lila Morillo y el Puma, o del Araguaney del jardín de mi casa en la que viví desde que nací, del heladero que iba a la salida de mi colegio y luego pasaba en la tarde por mi cuadra y yo volvía a comprar otra vez helado, de Plaza las Américas que de pequeña era un terreno  para volar avioncitos, de Cachirulo el de la cantina de mi colegio que me daba naranjas y sándwiches de canilla, de mis caminatas por Parque central para llegar al Teresa Carreño con el cello, de mi hermano lanzándose en patineta en la bajada de los Naranjos, del CENTRO casco histórico donde iba con mi mamá para lo que fuese, de Morrocoy en carpa sin angustia, del Fiat Ezpazio color pupú sincrónico de mi hermana, del Greenwich  del Ático y The Flowers en Altamira (quien lo probó lo sabe), de las gaitas en el Don Bosco o en el Santo Tomás de Villanueva donde Susy se cayó y la pisaron, de la Playa el Agua o Parguito donde se llegaba como si nada teniendo 17 años, del Ateneo a la 1 am tipo tranquilo, de las novelas que veía escondida porque había canales libres, del boulevard del Cafetal en autobús o el que iba al centro, del pescado de la señora de Ocumare de la Costa, de cuando fui a Sábado Sensacional con Amador Bendayán, de mis amigos de la cuadra de arriba La Upata (la mía es la Tumeremo haciendo honra a mi mamá guayanesa) que me iba en bicicleta, de las campañas políticas montada en el Volkswagen de mi tía Copeyana y después con el otro Adeco en mi indefensa infancia libre, del suero del raspado que rico, de la Cantata Criolla, de patinar en línea donde están los militares, de cuando me gané un Toyota Corolla por jugar el Kino, de la Católica mi Alma Mater donde conocí gente que me quedó para siempre (las Multisápidas) y de haber salido mal en matemáticas Financieras (no me lo perdono), de las hallacas cuando la harina pan se tomaba del anaquel y nos comíamos todas las aceitunas mientras las hacíamos, de las noches de película terroríficas alquiladas con mis hermanos, del ula ula experta yo, de mi casa en Oripoto que es hermosa y la parí, del doctor kovacks, de mis compañeros de guerra en la calle y ellos saben quiénes son.  Esto es lo apenas poco de MI VENEZUELA LIBRE.

Ani O.

¿La receta de la Tía? Unas gloriosas empanadas, bien criollas y con rellenos para todos los gustos: https://multisapidas.wordpress.com/2018/07/15/tradicion-culinaria-la-empanada/

 

Todas las ilustraciones de este post pertenecen a la Artista Plástico Susy Kitchen, amiga y contertulia de la casa, quien captura como pocos, el sentir Venezolano.

El trabajo de Susy Kitchen lo pueden ver en:  https://kitchensusy.blogspot.com/

 

2 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s