Sin reservas

Multisápidas

anthonybourdain

Y de repente Anthony Bourdain nos deja, con los ojos claros y sin vista. No voy a citar los lugares comunes que se dicen cuando esto sucede, pero definitivamente el Tío Bourdain tenía su je ne sais quoi, era un referencia irreverente que había que ver, porque además de mostrarte con su particular visión un lugar del mundo, sentías que era mas que posible encontrártelo en la calle del hambre o en el restauran, botiquín de moda o no, tradicional o de vanguardia. Anthony era ese amigo que te enseñaba sin ningún protocolo como comía y bebía el ciudadano común del lugar que estaba visitando, no omitía su comentario, impertinente muchas veces, a riesgo que le editaran el capitulo, pero eso no lo contenía. Así como también se desbordaba cuando el momento, con comida, tragos y compañía lo superaban en placer.

Las redes y los chats de mi círculos…

Ver la entrada original 1.520 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s