¿Somos un cogeculo?

Comencemos por aclarar que acá no hay falsos pudores, y que quien suscribe es muy mal hablada y dada a incorporar palabrotas, cuando el correcto castellano se agota en adjetivos y la ocasión,  o persona, amerita algo más contundente que las buenas maneras y palabras.

De la crisis del estado venezolano hemos hablado bastante, pero nunca lo suficiente para cerrar el registro del desmantelamiento de un país a manos del crimen organizado, porque finalmente en eso puede resumirse nuestro drama, hemos sido desbaratados moral, institucional, económica, política y emocionalmente,  para poder servir con todas las garantías a una panda de delincuentes, cebados en el territorio nacional  y en sus arcas.

El Diccionario de la Real Academia Española incorpora cada tanto palabras de la jerga cotidiana de un país dentro del vocabulario español, debido – según el propio DRAE – a que la repetición constante y aceptación generalizada de una voz o término, contribuye a la evolución comunicacional, a los avances ortográficos y lingüísticos. Estamos totalmente de acuerdo, la lengua es una herramienta comunicacional viva, que conlleva el pensamiento y accionar de la gente, y las sociedades. Así pues, hace uno días el DRAE incorporó una de las voces que más se repiten, difunden y aceptan en la sociedad venezolana, una palabrota que por demás parece definir a cabalidad el estado actual de las cosas en el país. Nos referimos al término cogeculo. Un venezolanismo que implica desorden, despelote, situación sin control.  

Que fuese aceptado en estos momentos, donde las versiones de lo que pasa aquí se cruzan, desvían, enredan y hacen nudo en la cotidianidad cada vez más cuesta arriba de los ciudadanos, pareciera un acertijo verbal del destino: ¡ustedes son un cogeculo!

Queremos creer que no. Con fe,  renovada a diario,  apostamos por merecer la esperanza de tener un país transitable económica, social e institucionalmente. Luchamos por un país potable.

Sin embargo, y nos vamos a servir de varios venezolanismo – ya incorporados al DRAE – para ilustrar criollamente este cogeculo que somos, el país está abollado por un gobierno chimbo y de choros, antiparabólicos al clamor de la gente, clamor que tiene burda de años haciéndose presente sin culillo y con guáramo en las calles, a pesar de la callapa que nos hacen los cuerpos de represión del desgobierno. 

El chalequeo y la coba continuada de la pandilla criminal al ciudadano, ha hecho que la gente esté en extremo engorilada, exigiendo sin demora soluciones; la gente está mamando y con la piedra afuera por el constante matraqueo y  bochinche, sin contar con la guachafita de los jalabolas del mundo dispuestos a jurungar nuestra realidad con simplismos y reduccionismo socialistoides, en amapuche constante con la mafia que nos acorrala,  a los que solo es posible argumentar: sácamelo papá.

Afortunadamente en este despelote de opiniones, iniciativas, acciones, amenazas y recomendaciones, voces prometedoras y juiciosas se han solidarizado con nuestra crisis, entendiendo que la salida de esto no puede prolongarse al año de la pera, que somos gente decente y chévere deseando  reorganizar el país, para terminar con la manguangua que tienen demasiados con nuestros recursos y potencialidades. Queremos acabar con los guisos de estos muérganos a costa de nuestras riquezas, de nuestro esfuerzo y vida,  y decirles alto y definitivo zape con ustedes. ¡Ni de chiripa queremos ser el cogeculo que por ahora somos!

Les anexamos un brevísimo glosario con los venezolanismos usados para que no les dé un yeyo.

A
Abollado.- Aporreado, golpeado, en mal estado.
Amapuche.- Cariño, afecto, amoroso, demostración de afecto o cariño, abrazo.
Antiparabólico.- Persona a la que no le importa nada
Año de la pera.- Se refiere al pasado, antiguo, caduco.

B
Bochinche.- Ruido, desorden, relajo. 
Burda.- Mucho, en gran cantidad.

C
Callapa.- Abuso de alguien, todos contra uno
Chalequear.- Burlarse, reírse o mofarse de alguien.
Chévere.- Bien, agradable.
Chimbo.- Malo, en mal estado. Situación desagradable.
Choro.- Ladrón, amigo de lo ajeno, el que no respeta la propiedad.
Coba.- Mentira, embuste.
Cogeculo.- Desorden, despelote, situación sin control.
Culillo.- Susto, miedo a algo o alguien.
Chiripa, de.- De vaina, hecho casual o fortuito… Llegué de chiripa.

D
Despelote.- Desorden.

E
Engorilarse.- Ponerse bruto, no razonar ante una situación, estar entre terco y violento.

G
Guachafita.- Ambiente festivo y de bromas.
Guáramo.- Valentía arrojo… Hay que tener mucho guáramo.
Guiso.- Negocio turbio y sospechoso.

J
Jalabola.- Individuo sin personalidad, adulador, complaciente, sin opinión.
Jurungar.- Revisar, tocar buscando algo, palpar

M
Mamando.- Estar sin dinero
Manguangua.- Algo fácil, sencillo, elemental.
Matraquear.- Pedir un soborno… Me matraquearon en la calle.
Muérgano.- Persona malvada, sin sentimientos.

S
Sácamelo.- Exclamación que indica estar harto de algo o de alguien… ¡Sácamelo!
Sacar la piedra.- Colmar la paciencia, no aguantar una situación, molestar.

Y
Yeyo.- Espasmo, pérdida del conocimiento, indisposición repentina. 

Z
Zape.- Designa atención o cuidado ante una situación. 

Adriana G

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s