Editorial

Sonia María

No hubo mucho que pensar, ni conversar para acordar entre las cuatro que llevamos, con dedicación y cariño, este blog, que no hay espíritu para programar una edición del mes de marzo de Multisápidas, si se quiere podríamos hacer una edición  monosápida, el país en este momento da para escribir una diversidad de post, artículos, reportajes, todos con el mismo hilo conductor: Venezuela Libre.

Hemos estado, las que estamos afuera, pendiente de las que están adentro, en los últimos días, inhibiéndonos de comentar nuestra normal cotidianidad,  en los países donde nos encontramos, sin embargo las que se quedaron nos pidieron que  les contemos las cosas buenas, para alumbrar la oscuridad de estos últimos días y llenar la falta de agua y de tantas cosas que pasan en Venezuela, con algo de cotidianidad.

También fue una exigencia de las que están allá, que por favor con nuestro acceso a Internet y a las redes,  replicáramos todo lo que se está viviendo en el país, para qué el mundo se enterara de las calamidades que padecen nuestros compatriotas. Y así lo hicimos. Han sido días donde el llanto fácil ataca en cualquier momento, en cualquier mensaje; a Adriana un día subiendo a pie por la calle de su casa, nos dice – tuve que apretar el paso, porque me perseguía uno que me decía mientras se me iba acercando, tengo demasiada hambre, tengo que robar a alguien – quiso la providencia que el sujeto no cumpliese su cometido con nuestra amiga, o seguramente las fuerzas no le dieron para alcanzarla. De Carolina sabíamos por Adriana, pues le toco pasar los 5 días sin luz, sin agua y sin todo, junto a su madre y su hija, guapeando, e intentando mantener los alimentos perecederos y el espíritu en alto.

Y eso fue lo que más me conmovía cuando sabia por alguien, por las redes, por las noticias de tv, la fortaleza de los míos. En este grupo somos poco románticas, ayúdame Adriana con el termino, quiero decir que nos empalagamos fácil, con el Ávila, ya no podemos oír más la canción “Venezuela”, si acaso sucumbimos a una empanada, somos creyentes, pero no pasamos cadenas de oraciones, por muy fuerte que el santo sea; en nuestros chats, tenemos un límite para los mensajes de voz, 2 minutos es un exceso, es decir, somos Mafaldas absolutas, pero no hay palabras para describir lo que nos sucede en Venezuela, la historia se encargara de contarlo.

En estos momentos, del siglo XXI, las imágenes han sido contundentes, por mucho análisis que el New York Times le ponga a sus reportajes, que Carlos Montero se jacte de su imparcialidad con la noticia, que la Bachelet mire para los lados, y sobre todo que la vocería del régimen, todos en el mismo costal repitan la cartilla que les pasan, desde personajillos como Roque Valero, hasta el mismísimo Maduro. Ya no existe mentira, que con el cinismo que los caracteriza,  puedan halar hacia una verdad que ya el mundo entero conoce.

 

♦♦

venezuelaPor primera vez desde que iniciamos este proyecto,  Multisápidas no sale al aire, como entre nosotras comentamos cada mes cuando sale la edición correspondiente.
No nos faltan temas, ganas, incentivos, ideas… nos sobra país, escasez, precariedad, violencia, pena, muerte, dolor. No nos falta lucidez para saber y reconocer lo vital del registro de estos días, que se convertirán en historia, lo hemos hecho a lo largo de nuestros 3 años y medio, a pesar de ser nuestra intención inicial el dejar la política a un lado, pero ha sido imposible permanecer impasibles a la realidad, y peor no mostrarla a través de nuestra  ventana.
Nos sobra aturdimiento e incertidumbre. Pero como cualquier Venezolano que se precie, manejamos una bipolaridad en nuestros sentimientos, pensamientos y accionar. La complicada y dantesca situación que nos arropa nos ha hecho entender que hay momentos para todo, este puntual, a tono con el apagón que oscurece nuestra tierra de gracia, es momento para el prudente silencio, el determinado coraje y la necesaria reflexión… porque nos sobre fe, arrojo, ganas, optimismo, humor, solidaridad, empatía y pertenencia.
Las Multisápidas

2 Comentarios

  1. Rezo por la gente y la seguridad, la fuerza, la comida y el agua, la libertad y la recuperación. Rezo para que las cosas cambien para mejor pronto. Que Dios los bendiga a cada uno de ustedes y los proteja. (I pray for the people and safety, strength, food and water, freedom and recovery. I pray for things to change for the better soon. May God bless each of you and protect you.)

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s