Mafalda: el amor y la amistad

13_0004

Sonia María

La mayor prueba de mi amor por Mafalda, se la ofrecí recientemente, cuando el universo conspiró para que una linda bogotana amiga de mi hija en San José de Costa Rica, me regalara “Toda Mafalda”, el libro, y que yo me lo trajera en el lomo, literalmente,  dentro de mi morral de equipaje de mano hasta Caracas, Venezuela.

Los entendidos mafaldólogos, saben perfectamente de que hablo, es un libro tapa dura del tamaño de un periódico tabloide, con todas, todas las caricaturas que Quino hizo de Mafalda y más, y que pesa como 5 kilos. ¿No es esto una contundente demostración de amor? Claro que si.

large

Si García Márquez hubiese tenido un libro así, tendría el mismo trato, de facto me lleve a pasear a Costa Rica a Cien años de soledad, para leerlo por cuarta vez,  y regresó como si nada, quiero decir, sin un rasguño. Ahora que lo pienso, andaba con dos monstruos en la mochila, y yo ligerita de espíritu por la buena compañía.

2014-06-01_135901

Cuando mi hija me entregó el libraco de las tiras de Mafalda, acotó – Si quieres, no te lo llevas – la mire fijamente y le dije – Me lo llevo a cuestas -.

A Quino, estas pasiones le deben parecer súper normales, pero yo no ando buscando el reconocimiento del autor, ni de sus devotos lectores, solo quería dejar claro mi fervor por la Tía Mafalda.

Mafalda y yo somos contemporáneas, ella es un año menor que yo, así que nos entendemos de las mil maravillas. Tenemos en común el mismo mapamundi, los mismos escenarios planetarios, y como le pasa a todos sus seguidores, tenemos los mismos problemas.

La diferencia entre Mafalda y los de nuestra generación, es que mientras la mayoría estábamos en el proceso de aprendizaje, Mafalda ya era toda una  filósofa de la cotidianidad. Porque la Tía Mafalda está llena de sabiduría, de la autenticidad mas pura que se conozca, su percepción de la vida es tan simple y llana que muchos creen que es complicadísima, y por eso no la leen y menos la entienden,  me atrevería a decir, que lo que no les gusta es leer las realidades con nombre y apellido, eso que mientan la cruel realidad, les duele demasiado, y por eso la evaden.

ByrPNu5IAAM4XpG

En cambio yo, desde que la conocí, me encanté y me enganché con ella,  el día que leí su animadversión a la sopa, tuve una iluminación, alguien que me entiende y lo pública, Mafalda es de las mías, pensé. Puedo decir que no me gusta la sopa sin temor a que me juzguen, porque está tía lo proclamo en varias tiras fuerte y sin reparo.

Además tengo que agradecerle a  Mafalda, su sarcasmo con humor argentino/ingles, que me hizo y hace reír hasta las lágrimas tantas veces, me aligera el espíritu, me permite percibir el mundo en perspectiva, y no sentirme sola con tanto cuestionamiento por la vida.

Este post de la Tía Mafalda en el blog de las Multisápidas es un sentido homenaje, a quién siempre está presente en muchos comentarios de vida, donde siempre hay espacio para – como diría Mafalda -.

Yo le haría un acto protocolar, con presídium, pódium, orador de orden, palabras de orden, y le otorgaría un considerando y decreto, con placa y medalla incluida, por su aporte a la estabilidad y el equilibrio del humor, el ánimo y la sensatez de la humanidad. Y como cierre del acto protocolar, un mix de las mejores scholas cantorum y  ensambles  del país, de varios países cantando los éxitos de los Beatles.

El riesgo es que me lance el mapamundi por la cabeza, y aun así la seguiría queriendo.

Amigos-de-Mafalda-Literaturbia

 

Adriana G

La amistad es una relación afectiva que se establece entre dos o más individuos, que se prolonga en el tiempo, y que implica valores como el amor, la lealtad, la solidaridad, el compromiso, la sinceridad, etc. Estas relaciones amistosas surgen a lo largo de nuestra vida y en los más diversos contextos. Tenemos a los amigos de la infancia, que suelen ser en principio nuestros hermanos y primos; los del colegio,  los de la universidad, los del trabajo, o los surgidos en la práctica de algún deporte, hobby o hasta los de las redes sociales.

mafpersonajesTener  amigos es de vital importancia  para nuestro desarrollo personal y social, a diferencia de la familia el amigo es escogido, suele compartir interese comunes, puntos de vista, o simplemente una conexión que incluso a veces no logramos definir, pero que está allí. El término proviene del latín amicus, que significa amigo, y este a su vez es una derivación de amare, que significa amar. Y es que tener amigos es amar. Y por ello conlleva también la responsabilidad de mantener y cuidar a nuestros amigos. Decir siempre la verdad, aunque a veces sea incómoda e incluso desagradable, ayudará a mantenerse unidos, e incluso servirá para reparar los errores que se hayan podido cometer. De las muchas pandillas de amigos de las que formamos parte, conocemos o hemos visto, ¿hay un grupete  con mayor espíritu, más auténticos y más peculiares, que el conformado por Susanita, Manolito, Felipe y Mafalda?

pean1

Sin duda están los simpáticos amiguitos Sally, Linus,  Lucy,  Charlie, Woodstock y el entrañable Snoopy. Están los panas Rachel, Ross, Chandler, Phoebe, Joey y Mónica, los Friends que por años hicieron reír a buena parte del planeta.

Están por supuesto los pandillosos  Archie, Betty, Verónica, Carlos (Reginald), Gorilon (Marmaduke) y Torombolo (Forsythe). Pero pocos amigos han logrado tanto equilibrio entre inocencia y precocidad, candor y rebeldía con tan altas dosis de humor y genialidad.

Mafalda y sus amigos son unos chicos curiosos, inquietos y terriblemente irónicos. En los cuerpos de estos pequeños despunta la rebeldía juvenil, pero es una rebeldía sensata, no es una destructora anárquica del mundo. Cada uno en su estilo y con su personalidad resulta contestatario, con la aspiración idealista de hacer de éste un mundo mejor, sin dejar cierta dosis de pesimismo.

Recientemente se hizo en Argentina, país de nacimiento de Mafalda, aunque la hayamos adoptado a nivel mundial,  una encuesta  en que se preguntaba a la gente a que personaje relacionaba con la palabra y el sentimiento de la amistad. Mafalda encabezo la lista representando  la solidaridad.

La Tía Mafalda y sus “panas”, como se llama aquí en Vzla. a los amigos entrañables de toda la vida, han aderezado nuestras vidas con dosis de mordacidad,  tolerancia y sinceridad, con sentido común y lealtad… sin duda alguna características de los buenos amigos.

La receta de la tía

33cc7f35d9579d38946a70d2d2239110Mafalda nació y creció en la Argentina, país con una deliciosa y variada gastronomía, pero nada mas emblemático que el mate, tanto como el Tango,  y nada mas dulce que un alfajor, para disfrutar con los amigos.  El mate es una bebida hecha de una planta conocida como yerba mate. Se prepara en una infusión como el café o el té, pero se consume de una manera muy particular a través de un sorbete denominado bombilla que se coloca en un recipiente especial llamado mate. El consumo de mate se originó como una especie de rito de los nativos guaraníes que habitaban el territorio que hoy ocupan Paraguay y las provincias argentinas de Misiones y Corrientes. Es una costumbre muy arraigada que reúne a la gente y le permite charlar, socializar y compartir un rato agradable mientras disfrutan de esta deliciosa infusión.

CDYkp8dUIAA9IgDLa cultura de tomar mate comprende la propia forma de prepararlo y tiene su propio vocabulario. Beber mate es un hábito social que se realiza muchas veces en conjunto, es decir, que varias personas comparten del mismo mate y un miembro del grupo funge como cebador, quien lo llena completamente para cada bebedor y lo pasa a modo de ronda. A esta actividad se le denomina matear. Al acto de agregarle agua caliente a la infusión se le llama cebar en vez de servir. La manera de mojar la yerba es fundamental para que el sabor sea óptimo, y eso es lo que diferencia a un buen cebador de uno malo. Se debe hacer un pequeño agujero con el dedo para verter allí el agua, de esta manera se comienza a mojar justo en el pozo que forma la bombilla, lo que hace la infusión menos amarga e impide que pasen restos de  yerba por la bombilla.

imagesLos alfajores  son de esas recetas que nos ha aportado la repostería alrededor del mundo, pero que en cada rincón adquiere su sello. En Argentina es un dulce muy típico compuesto por dos capas de una de galleta blanda, rellena de dulce de leche – un producto estrella argentino – y acompañada de coco rallado. Hay quien decide bañarlo en chocolate o bien rellenarlas de otros ingredientes  como un praliné de avellanas.  Es postre que consigue el equilibrio entre el dulzor del dulce de leche y el coco rallado con el toque cítrico de la ralladura de limón.

Aquí les dejamos el link de esta receta tradicional Argentina.

https://www.dulcesentimiento.com/receta-de-alfajores-argentinos/

 

Anuncios

2 comentarios en “Mafalda: el amor y la amistad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s