La mejor paella del mundo

Dania, la veterinaria, prepara la mejor paella del mundo

Sonia María

Captura3Cuando comencé a entrevistar a la Dra. Dania Ramírez sobre su trayectoria como médico veterinario, me interrumpe uno de los presentes y me dice – ¿No era sobre paellas el asunto? – le respondí, – ya vamos para allá –  Y es que Dania Matilde Ramírez Cedeño, es de esas personas que vive la vida y hace las cosas con pasión, con convencimiento, y lo mejor, con una alegría que no disimula en su sonrisa o en su contagiosa carcajada.

A Dania la amiga, la veo todo el tiempo, de hecho esta entrevista se realiza en San José de Costa Rica, estaba en mi pauta desde hace tiempo, pero como tengo el privilegio de reunirme con ella constantemente, generalmente en aquelarres espirituosos, me di el tiempo necesario, y fue solo en el país de la “Pura Vida” donde la interrogué. Como le dije a la Doctora, puede que conozca muchas facetas de su vida, pero seguramente se me escaparían los detalles que solo ella conoce.

Por circunstancias de la vida de sus padres, Omaira y Danilo, Dania nace en los Estados Unidos de Norteamérica,  se cría en la ciudad jardín, Maracay, junto a sus cuatro hermanos Danilo, Manuel Vicente, Mayra y Daniella,  y como ella misma lo manifiesta, siempre rodeada de animales. De allí su vocación por la medicina veterinaria.

Captura2Se gradúa en el año 1983  en la Universidad Central de Venezuela, egresada de la  facultad de Ciencias Veterinarias en Maracay, dice con orgullo que su promoción es la  del Profesor Alberto Ramírez Avendaño, y el homenajeado era el Dr. Pedro Avilan. Dania es una persona de afectos constantes, tiene amigos entrañables de su etapa de estudiante, con los que comparte frecuentemente.

Continúa Dania contando sobre su pasión por los animales, los recuerdos la llevan a  su casa en la urbanización la arboleda en Maracay, señalando que desde que nació sabe de su devoción por los animales –  mi vida transcurrió entre animales, porque mi papa es zootecnista,  y porque en mi casa hubo caballos, vacas, ovejas, tigres chiquiticos, gatos, y  millones de perros -.

Me asombro al saber que todos esos animales, sobre todo el tigre estuvieron en esa casa que visité en ocasiones, sabía hasta de los cuentos de los gnomos que  aparecían, pero esa es otra historia. 

Dania explica, que en realidad  no era un tigre, si no que era una onza, que se llamaba Sun, que encontraron abandonada en una finca, porque seguramente a su mamá la habían matado, la criaron, al punto que la onza se creía que era un gato, solo que se comía 4 kilos de carne al día, por lo que tuvieron que donarla al zoológico, cuando ya no había sustento familiar que aguantara ese costo, además la onza comenzó a desarrollar el apetito por la carne, por lo que los perros de la casa corrían mucho riesgo.

Captura1Evocando su niñez  comenta que la casa tenía 3 mil metros de terreno, más otro terreno de 1. 200 metros donde su papa tenía a los caballos. Indica también, que hubo una época en que tuvieron gansos, porque cuidaban la casa, y los gansos son mejores cuidadores que los perros. Dania Ramírez confirma que siempre estuvo rodeada de animales.

Concluye su respuesta, la Dra. Dania, señalando que  en  algún momento quiso ser medico, porque le encanta la medicina – de hecho salí asignada para la Universidad de Carabobo en medicina, y también en Caracas en la UCV, pero mi papa no me dejó ir a Caracas, tenía 16 años entonces, así que mi papa  resolvió, encontrándome un cupo en Carabobo, donde estuve solo tres meses en Valencia, me habían inscrito en una residencia de monjas con horarios estrictos, y paso lo obvio, que una persona que va a estudiar una carrera dedicada a la medicina no puede tener horarios. Así que me devolví a Maracay y gestioné un cupo en veterinaria.

El Elefante del circo mueve sus patas.

Dania, conozco tu entrega a tu profesión, te admiro mucho como persona, pero cuando colocas en tus redes #amoloquehago sé que es auténtico, que lo sientes con pasión. Siempre refiero tus cuentos de como atiendes con profesionalismo y cariño, tanto  a los animales de un circo,  así como a un pajarito como pato, así se llamaba.

¿Háblame sobre esas experiencias?

-Lo de los circos fue algo fortuito, porque quien es mi socio hoy día, es quien es realmente el veterinario del circo, un día me llamó para que lo ayudara a cuidar unos casos del circo de los Hermanos Gasca, lo acompañé a hacer una necropsia a unos tigres que se habían muertos envenenados, después operamos unos elefantes, y atendimos una fractura en el canguro, fue entonces cuando tuve experiencia con esos animales, pero no me encantaron, lo mío son los perros y los gatos, eso lo tengo muy claro.

dania

 La  historia de Pato, el agapornis.

Dania inicia el famoso cuento de Pato – Un día llegó a la clínica un agapornis con una fractura terrible, le advertí a los dueños que no se podía hacer mucho ya que no tenia experiencia, para nada, en aves, pero que iba a intentarlo, entonces le puse una aguja de una inyectadora como si fuera un clavo y le corregí la fractura a Pato. Los dueños se desaparecieron cuando supieron el precio de la atención en emergencia, así, sin más no volvieron, y Pato se quedo conmigo, ese es su nombre original.

Yo, le pido a la veterinaria que me traduzca “agapornis”, y me dice que  es un ave pequeña, que seguramente llegó de contrabando al país, y que se comenzaron a reproducir rápidamente, hoy día hay muchísimas agapornis, le dicen el ave del amor, porque su pareja es para toda la vida, lo más cómico es que yo, es decir Dania,  se convirtió en la pareja de Pato, me dice la veterinaria con los ojos brillanticos – él se enamoró de mí y yo de él – .

Sigue echando el cuento – tres meses después apareció un reportaje sobre la operación de Pato, que la dueña original del agapornis leyó, me llamo para agradecerme, que ella creía que Pato se había muerto, le dije que se lo podía devolver, que no le iba a cobrar nada, me agradeció  una vez más y dijo que lo iba a buscar, pero nunca apareció.

-Así fue como Pato se quedó conmigo, su final fue muy triste, lo dejé en la clínica una noche pensionado, no considere que Pato no sabia estar enjaulado,  el vivía en mi hombro, ese día lo dejamos suelto y no se lo comió un perro, sino que lo aplastó.

 Sus hijas son su mayor pasión

¿Toda la vida ejerciste tu carrera? , ¿No paraste nunca?

-Ejercí hasta el día antes de que naciera Gabriela, mi primera hija, enseguida nació Dania, la segunda, así que decidí dedicarme a ellas por entero, no me arrepiento para nada de ese tiempo que pasé con ellas. Cuando ya tenían como 8 años volví a trabajar como médico veterinario, hasta el sol de hoy.

En este momento me parece oportuno hacer una justa mención a la hija perruna de Dania, su beagle, Mancha quien fue durante todos los años de su vida animal, una fiel compañera de la doctora, de su familia y de todos las que tuvimos el placer de conocerla y disfrutarla.

 Planes y proyecciones

Dania tiene un arduo trabajo dedicada a sus 4 clínicas, junto con su socio Carlos, nunca la he visto parar de trabajar, de ahí mi admiración por su vocación y entrega a su carrera. La Dra. Ramirez, es muy activa en las redes, tiene el Instagram @tuveterinario_24, donde se indican las 4 clínicas que atiende el área metropolitana, en la ciudad de Caracas. Y particularmente el hashtag que más me gusta de ella es #amoloquehago.

Ahora, la Paella

IMG-20170924-WA0024

La Sra. Dania Ramirez es tan versátil y capaz, que tiene otra cualidad, es una excelente cocinera,  tiene en su casa una cocina feliz, así le decimos a ese espacio compartido por muchos, porque si algo ella disfruta es invitar a las personas a sus espacios, a su cocina para que prueben sus platillos. En esta ocasión, me voy a referir a lo que yo considero la mejor paella del mundo, me atrevo a retar a quien se considere experto en este plato, yo me encargo de la planificación del desafío.

Dania ha estado casada por 30 años con Miguel Ángel, hijo de gallegos. Era su suegro, que en paz descanse, Benilde, el mejor paellero de Maracay y de todos los centros hispanos o gallegos de Venezuela. El Sr. Benilde  fue reconocido en su medio como El Maestro Paellero. Dania cuenta, que fue él quien la enseñó exactamente como hacer la paella, desde el principio hasta el fin. Se emociona comentando – ojala estuviera vivo, él siempre decía que yo había superado al maestro – .

La veterinaria de esta historia nos narra – es que yo le agregaba otros toquecitos, que a mí me parecían que le hacían falta, disfruto muchísimo hacer paellas, mi suegro  y yo siempre discutíamos por el orden de los ingredientes, pero al final aprendimos a respetarnos como hacia cada quien su paella.-

IMG-20170924-WA0023Como comensal frecuente, puedo dar fe de la calidad de este plato realizado por el Sr. Benilde, fueron innumerables las veces que el abuelo estaba presente en las reuniones de la familia, preparando su exquisita paella. Con el tiempo, le pasó el testigo a Dania Ramírez, para la elaboración del plato.

Lo que queda claro es que, Dania  la Veterinaria,  prepara la mejor Paella del mundo.

4 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s