Estrategias para la salud de las glándulas mamarias

Dr. Javier Manrique S.

 

index1

• Realiza una rutina de ejercicio variada y frecuente: El ejercicio incrementa el transporte de oxígeno hacia los tejidos, estimula el flujo de linfa limpiando los tejidos de toxinas, promueve una adecuada función del sistema inmune, regula los niveles de insulina (evitando la producción de químicos pro-inflamatorios) y mantiene la cantidad de grasa corporal en un nivel adecuado, lo que se relaciona directamente con la producción endógena de estrógenos.

• Estimula la producción de vitamina D con una adecuada exposición al sol (en la mañana o en la tarde, nunca al mediodía) y el consumo alimentos ricos en esta vitamina: huevos, vegetales verdes y pescados (sardinas y salmón).

• Considera usar ropa interior (sostén, bra, etc.) durante el menor tiempo posible durante el día y sin relleno o soportes metálicos. Estas prendas alteran el flujo linfático normal e incrementan la temperatura local del tejido mamario.

• Revisa las etiquetas (labels) de los productos de cuidado personal: Recientes investigaciones sugieren que tanto los parabenos como el aluminio pueden ser absorbidos por la piel e interactuar con el tejido mamario ya que “simulan” ser moléculas de estrógenos.

• Utiliza envases y botellas de plásticos “libres de BPA” o BPS. Dichos químicos tienen acción muy similar al estradiol (un tipo de estrógeno). Nunca calientes comida en el microondas usando envases de plastico.

mama-ant

• Evalúa cómo y cuánto estas durmiendo: La melatonina, hormona producida por el cerebro durante períodos de oscuridad, es un potente antioxidante y reduce la cantidad de estrógenos producidos por el cuerpo, lo que beneficia al sistema inmune y al tejido mamario. Evita cualquier fuente de luz en el cuarto y duerme 8 horas, idealmente entre las 10:00pm y las 6:00am ( el pico de producción de melatonina ocurre entre las 11:00pm y la 1:00am).

• Incluye en tu alimentación vegetales y frutas ricos en licopenos y carotenoides: tomates, zanahorias, espinacas, patilla o sandía y cerezas. Vegetales crucíferos como el brócoli, coliflor, rábano y repollo contienen nutrientes que favorecen la salud del tejido mamario. Consume alimentos ricos en ácidos Ω3 como nueces y pescados (sardinas y salmón).

• Condimenta tus comidas con cúrcuma (turmeric), el cual tiene propiedades antioxidantes y promueve una respuesta inflamatoria normal. Consume té verde, negro o blanco (no mas de 2 tazas al día) ya que contienen polifenoles, los cuales son antioxidantes naturales.

• Cuida tu salud emocional: Comienza el día con una afirmación positiva, haz ejercicios respiratorios varias veces al día, cultiva una vida social activa con personas positivas a tu alrededor, antes de dormir agradece las cosas buenas que tienes en tu vida, sé impecable con tu palabra y nunca asumas nada!

 

 

Dr. Javier Manrique S.

Autor del libro “Condimenta tu Salud” para Kindle en Amazon.

Estrategias para la salud de las glándulas mamarias, parte II

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s