Evolución y Consciencia

Posted on Actualizado enn

cr

¿Está el venezolano consciente de su evolución?

César F .Naranjo

12328137_1658994141032096_1788570202_nSon muchos, los conceptos y teorías evolutivas que han surgido en nuestra civilización buscando cada una de ellas responder a grandes interrogantes como ¿dónde estamos?, ¿de dónde venimos?, ¿A dónde vamos? ¿cuán preparados estamos para enfrentar el futuro?, ¿hemos progresado?, hemos evolucionado?. Estas interrogantes han estado presentes en el contexto del ser humano a lo largo de su historia, presentándose en cada época y momento, según las referencias vigentes para cada ocasión. En otras palabras, las respuestas pasadas a esas interrogantes, han sido atendidas según las referencias vigentes de cada momento, estando circunscritas al mundo de conocimiento y creencias de cada época así como al estado de consciencia individual y colectiva reinante en cada oportunidad.

Consciencia, del latín conscientia; de cum y scire, saber. La consciencia, el entendimiento, el mundo interior, constituye un conjunto de funciones del cerebro, que se ha intentado explicar desde varias perspectivas. Esta relacionada con conceptos tales como cognición, mente, psique, percepción, razonamiento, inteligencia, aprendizaje, creatividad y muchos otros procesos cognitivos. Es el conocimiento inmediato que cada uno posee de su existencia, de sus actos y del mundo exterior.

 

elevar-el-nivel-consciencia-voluntad-L-tJZazv¿Qué tan amplia y elevada es la consciencia de nosotros los venezolanos? Con todos los eventos que han acontecido en la Venezuela contemporánea y rodean la realidad del venezolano, ¿Cuál es nuestro estado consciente en este preciso momento?. ¿Está la consciencia del venezolano despierta para evolucionar como sociedad y como nación?

Responder estas interrogantes presentan un gran desafío, pues las respuestas están igualmente enmarcadas dentro de la perspectiva individual y creencias de quien responda. Por ejemplo pudiésemos entonces decir, que en la actual realidad del venezolano, estas preguntas tendrían dos grandes respuestas o tendencias de respuestas, cada una dentro de la corriente de pensamiento que ha caracterizado a nuestra sociedad en los últimos años. Para unos habremos evolucionado en una dirección y para otros no. Sin embargo, al replantearnos la pregunta desde la evolución de la consciencia universal, ¿estamos realmente conscientes? podremos ver respuestas desde una perspectiva totalmente diferente. Podemos quizás comprender el significado de lo que representa un estado, más que de consciencia, de inconsciencia, así como identificar lo que representa la autoconsciencia y el estado autoconsciente del venezolano.

Partamos de la siguiente premisa: la inconsciencia nos mantiene esclavizados en la oscuridad de la ignorancia.

reconcilia4Resulta que un estado inconsciente en cada uno de nosotros, nos mantiene continuamente reforzando y perpetuando esquemas y creencias de naturaleza limitante. Estos esquemas y creencias están fundados primordialmente por emociones como el miedo y el apego, así como en dar protagonismo al ego y a conductas donde prevalece una gran arrogancia. Inevitablemente la inconsciencia nos obliga a entrar en el juego de lo que conocemos como “Triangulo de la Mediocridad”, donde de manera perversa intervienen las figuras de victima, de tirano y de un salvador. Cuando vemos sobre este contexto, eventos recientes en la realidad del venezolano, observamos claramente como bien de manera individual o colectiva, nosotros los venezolanos entramos en el perverso modelo de la mediocridad derivada de un estado inconsciente.

 

marcha-opositora-2

Un grupo representativo de venezolanos se sintió “víctima” de un gran atropello, según su interpretación y consciencia, completamente indefensos e incapaces de actuar, pues para estos, la hegemonía que ejerció la figura de un “tirano” está muy por encima de su determinación como seres humanos de trascender, evolucionar y progresar. Sembraron sus esperanzas, aportando realmente poco, en la ilusión de la figura de un “supuesto” salvador, que de haber sido beneficiado, hubiese revertido sus destinos de manera inmediata. Otro grupo, por otra parte, manifiesta abiertamente sentirse victimizado por la inherencia imperial, que acosa e interviene según su criterio, las libertades de cada uno de ellos como venezolanos y peor aun, atenta contra la soberanía del país. En su esquema de creencias, el “tirano”, es un ente asociado a naciones industrializadas, liderado por las políticas y acciones de los Estados Unidos de Norteamérica, al que de manera poco reflexiva llaman el imperio y asocian todo sistema abierto de economía de mercado a un acto de naturaleza imperial, que según los esquemas y creencias de éstos, intentan implantar en el país. Para este grupo, el salvador es la ideología de un sistema de socialismo modificado, creado por la emblemática figura de un desaparecido líder que comprendió las necesidades de gran parte de la población y al cual hay que rendirle culto de manera incondicional, pues no hacerlo representaría según sus voceros y defensores, traición a la patria.

En ambos casos la conducta y el comportamiento de cada grupo de venezolanos estaría determinado, no por su desconocimiento o ignorancia, sino por un asombroso estado de inconsciencia. Cada individuo, sea del grupo que sea, en su naturaleza tiene al menos conocimiento de los elementos presentes en el entorno, tanto así que es capaz de discernir, analizar, comentar y criticar, en ocasiones de manera “venezolanamente elocuente”, la realidad que comparten y a la cual están expuestos. No obstante las capacidades de auto observación y reflexión sobre la situación que los aqueja, es aun débil o con frecuencia inexistente, limitando el adecuado desarrollo de lo que representaría para cada venezolano tener autoconsciencia.

crLa autoconsciencia representa la primera gran herramienta del desarrollo humano. Nace de la observación atenta y objetiva de cada individuo y en esencia de su mundo interno. Es a través de tener autoconsciencia que se purifican los sentidos, sentimientos, pensamientos, palabras y acciones en cada uno de nosotros, evitando así quedarnos adormitados en el espacio y en el tiempo. Con autoconsciencia evitamos embriagarnos, aturdirnos o drogarnos con el feroz bombardeo que el entorno, los sistemas y la sociedad ejerce sobre nuestros sentidos. Al poner atención e interés en nosotros, nos permitimos dejar de mirar afuera y ver la realidad, distinguir los peligros que implica andar dormidos y nos permite ver el camino a seguir para construir un destino significativo. La autoconsciencia representa madurez psicológica. Es el acto más básico e imprescindible de independencia del mundo externo. Es la única manera que tiene la mente de captar lo nuevo y valioso del momento presente para, de este aprendizaje, obtener un crecimiento integral ininterrumpido. Los venezolanos parecemos caminar sin consciencia, dormidos y vagabundeando sin un centro, muy lejos de nosotros mismos y perdidos en el ayer, lo que nos hace estar apartados de nuestra esencia e ilusionados de un mañana sobre el cual, cada vez más, tenemos menos control. Menos aun, estamos asegurando de manera consciente, cada decisión, pensamiento y acción en el presente. Debido a este estado crónico de inconsciencia y una notable falta de herramientas, los venezolanos hemos perdido la perspectiva de presente, del ahora, de lo que representa el estado actual para nuestra evolución y desarrollo.

el-intelecto-la-visión-real-del-mundoResulta que del dominio de la autoconsciencia nace la autoconfianza. El venezolano, aun cuando dice, manifiesta y se comporta de manera contraria, ha demostrado que necesita de la figura de un tercero para resolver sus problemas. Como sociedad, el venezolano ha sido muy ineficiente en identificar necesidades reales y buscar estrategias y acciones que realmente, guíen su evolución como sociedad y nación, sobretodo a un estado más acorde con la evolución de otras sociedades de referencia. Los venezolanos hemos creado y permitido crear de manera inconsciente, sistemas y estructuras perfectamente alineadas para los resultados que presenta el país en la actualidad. El país está perfectamente alineado para el desorden, para la confrontación, para la escasez, para la corrupción y la violencia, para la involución. Esperar resultados diferentes con lo que actualmente tenemos representa un acto de inconsciencia y en consecuencia de total irresponsabilidad.

¿Es que el venezolano entonces desconfía de sus capacidades y recursos?

Resulta que es a partir de la autoconfianza que como seres humanos comenzamos a percibir con más claridad lo que necesitamos, queremos, buscamos y merecemos. Comprenderemos además lo que otros necesitan, quieren, buscan y merecen. De aquí nace el tan necesitado respeto por nosotros y por los demás.

«Sin autoconsciencia no puedes hacer nada, excepto mentir y sufrir. Mentir significa que, al no saber nada de tu realidad ni de la realidad de los demás, te dedicas a fingir. Al fingir que sabes lo que haces, sin saber por qué lo haces, aparentas vivir y avanzar. Pero nada es real … Porque durmiendo en el colchón de la inconsciencia no puedes hacer nada consistente, excepto mentirte a ti mismo y a los demás y temer al mundo que te rodea como si todo fuese una amenaza». Robert Bonarc

 

 

reconcilia4

 

Consciencia Colectiva: La noción de conciencia colectiva se refiere a las creencias compartidas y a las actitudes morales que funcionan como una fuerza unificadora dentro de la sociedad. Esta fuerza se encuentra separada y es, generalmente, dominante en comparación con la consciencia individual. Según esta teoría, una sociedad, una nación o un grupo constituyen una entidad que se comporta como un individuo global.

BanderadeVenezuela7-11La inconsciencia no debe hacerse común en el venezolano porque su persistencia en el colectivo limitará nuestra evolución y crecimiento. La inmensa cantidad de conflictos que aquejan a los venezolanos no pueden verse como  cuestión de parcela política, porque las consecuencias afectan el colectivo total de los venezolanos. Eventos de naturaleza compleja, perversa y despreciable no deben ser percibidos  como “un evento más” en la vida cotidiana , anestesiando a cada habitante y ciudadano y estableciéndose en consecuencia, un estado “crónico de normalidad” aceptado por todos. Una renovación y despertar de la consciencia es cada vez más demandado, si realmente los venezolanos queremos trascender y evolucionar. Será en ese momento que daremos respuesta al verdadero estado de evolución y consciencia que tenemos, todos los que habitan en este bello país que se conoce como Venezuela.

 

http://www.cnaranjo.com/consultoria/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s