Resiliencia

APTOPIX Venezuela Protest

El concepto de Resiliencia se ha puesto en boga en las últimas décadas, especialmente en el campo de las Ciencias Humanas. Ante la compleja situación que estamos viviendo en Venezuela he reflexionado que la Resiliencia es una de las competencias clave para enfrentar los retos de la vida diaria y al mismo tiempo continuar acercándonos a lo que queremos para un futuro. Además la resiliencia está también asociada al fortalecimiento de nuestra salud.

Qué es la Resiliencia? La resiliencia es la capacidad de hacerse cargo de las adversidades de la vida, afrontarlas, resolverlas e incluso salir fortalecido de ellas. Todos hemos conocido personas que ante vivencias extremas tales como guerras, catástrofes, accidentes graves, situaciones de abuso o pobreza extrema, no solo enfrentan y resuelven la situación, sino que además, aprenden de ella nuevas habilidades que los llevan a un crecimiento personal y/o profesional. La famosa frase que tanto hemos escuchado “toda crisis es una oportunidad” se convierte en realidad para las personas resilientes.

Cuáles son las características de una persona resiliente? Son personas introspectivas, que se conocen a sí mismas, sus fortalezas y áreas de desarrollo, son capaces de tomar distancia de los problemas y analizarlos, generalmente tienen buena capacidad para relacionarse con otras personas, pueden mantener buen humor, tienen valores claros y bien definidos y son creativos; generalmente ante cualquier situación se hacen cargo o buscan ayuda para resolverla, se plantean metas en lo personal y en el trabajo y se mantienen enfocados en función de lograrlas. También no menos importante, se ocupan de su propia salud, cuidan su alimentación, realizan ejercicio físico con frecuencia y buscan  el contacto con la naturaleza.

20170327191709-resiliencia

En el transcurso de mi vida he conocido muchas personas resilientes. Mis padres, ambos, han sido ejemplo para mí de resiliencia y superación. Mi padre nació en un pueblo y fue un niño de bajos recursos económicos; logró labrarse un futuro, no solo para él sino para su familia y es hoy en día un profesional reconocido nacional e internacionalmente. Mi madre fue “una niña de la guerra” y aún así lo superó y construyó un hogar sólido y estable en conjunto con mi padre, criando a seis hijos profesionales. Y así como ellos, tengo muchísimos ejemplos de personas que a pesar de vivir terribles experiencias han logrado trascenderlas y convertirse en personas de gran éxito personal y profesional. Esas personas son para mí objeto de admiración y ante momentos difíciles pienso en ellas para inspirarme.

Se puede aprender la Resiliencia? definitivamente sí. En mi ejercicio profesional me he dedicado al Desarrollo Organizacional, así que creo fervientemente en la posibilidad de aprendizaje en las personas; he presenciado y como coach he acompañado procesos maravillosos de transformación individual y grupal: lo principal que se requiere es la voluntad de hacerlo. En lo personal, cuando me enfrento a situaciones retadoras me gusta sentarme a pensar, organizar mis ideas (si la situación lo permite) y trazarme una estrategia a seguir. Si no sé qué hacer, busco ayuda y consejo. Siempre trato de tener comunicación con mi entorno. En mi experiencia, muchas soluciones se consiguen conversando, las redes de contacto y apoyo son y serán siempre fundamentales.

Las personas resilientes son personas flexibles, capaces de manejar situaciones de ambigüedad y abiertas a aprender, competencias clave en estos momentos que vivimos, no solo en Venezuela sino en el mundo

¿Y qué relación tiene la Resiliencia con la salud? Considero que la salud es la cualidad fundamental del ser humano. La resiliencia está directamente relacionada con la salud ya que las personas resilientes afrontan las situaciones de distrés¹ de una manera que les permite verlas como oportunidades de aprendizaje.

VenezuelaDemocracia

En este sentido Seligman y Czkszentmihalyi (2000) afirman que la Resiliencia contribuye a la calidad de vida y es un eficaz amortiguador del estrés.

En un entrenamiento reciente que recibí, mostraron tres tipos de estrategias para afrontar situaciones de estrés:

  • Reactivas: son aquellas que te permiten enfrentar la situación en el corto plazo. Pueden ser soluciones de índole positiva, como hacer ejercicio, hablar del problema con alguna persona o de índole negativa como tomarse un trago, fumar, consumir alguna droga, culpar a otra persona o negar la situación. Estas estrategias pueden resolver la situación de forma temporal, siendo su efecto de corto plazo
  • Activas: Consisten en hacerse cargo de la situación de manera de eliminar el estresor. Estrategias como revisión de procesos, manejo del tiempo, análisis de situaciones pueden ser muy útiles y ayudan a veces a reinterpretar o incluso eliminar la situación que produce estrés en forma permanente
  • Proactivas: no es más que el desarrollo de la resiliencia a través del aprendizaje de habilidades tales como: Asertividad, Resolución de problemas, Manejo de Conflictos. Herramientas como Mindfullness, Meditación, Relajación, Yoga, entre otras, también son de gran utilidad. Esto nos ayuda a estar preparados para las situaciones de cambio y son estrategias de largo plazo.

Lo último que quiero mencionar es que ante hechos tan complejos como los que estamos viviendo  en nuestro amado país la Resiliencia es y será una habilidad importante para los que tenemos posiciones de liderazgo en los diferentes ámbitos de la vida, ya que los líderes debemos ser agentes de cambio: en este sentido es parte de nuestra responsabilidad ser modelos de estrategias de afrontamiento positivo y estar conscientes que nuestro estado emocional impacta en otras personas, incluso si lo vemos en el ámbito personal. Es por ello que si somos líderes de alguna manera: jefes, padres, maestros es clave que trabajemos en fortalecer en nosotros mismos la resiliencia para ser los mejores modelos y así construir una mejor familia, un mejor país y un mejor planeta.

María Isabel Amarista

Licenciada en Psicología

Coach Ontológico

¹  Estrés negativo. Es un estado de angustia o sufrimiento en el cual una persona es incapaz de adaptarse completamente a factores amenazantes o de demanda incrementada, en otras palabras, es la inadecuada activación psicofisiologica que conduce al fracaso. Es un tipo de estrés crónico o nocivo que puede llegar a durar meses e incluso años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s