José Jiménez: artesano juguetero al rescate de nuestras tradiciones.

Posted on Actualizado enn

imgp0025

Me he topado, gracias a esas circunstancias fortuitas y amables de la vida, con José Jiménez. Para ser honesta lo primero con lo que me he topado ha sido con una mesa bien dispuesta y decorada, llena de juguetes elaborados en madera. No cualquier juguete, juguetes tradicionales venezolanos: trompos, perinolas, matracas y zarandas, hermosamente elaborados, llenos de colorido y brillo. En una esquina de la mesa, reposaba un cartelito que informaba “José Jiménez, artesano juguetero.” Después, en la búsqueda del rostro del artesano, halle los ojos amables de José. Tuvimos una conversa breve y sabrosa, que me confirmo la intuición primera, allí había una historia. Quedamos en vernos la semana siguiente, para que me echara el cuento de su oficio, la historia de su arte.

imgp0014

José Jiménez tiene 75 años, que no aparenta y una mirada aún más joven que cualquier cálculo. Me sienta a su lado para conversar, frente a la mesa con su labor desplegada y a pesar de las interrupciones de los transeúntes, quienes preguntan precios, y de las fotos que nos hace Rebeca, mi hija que hace las veces de “reportera gráfica” para la ocasión, se mantiene atento a mis preguntas, se ríe con mis curiosidades y me cuenta, feliz su travesía como artesano.

imgp0003

M. ¿Desde cuándo y porque juguetes?

J.J. Soy juguetero desde 2008, pero desde niño soñé con eso. Cuando era muchacho, de unos 10 años, hacia mis propios juguetes y mis papagayos eran famosos, los hacia incluso para la venta, porque los míos volaban muy bien. “El papagayo de José es el que mejor vuela”, decían mis amigos.

“…Garrufios a partir de una tapa de refresco o de un botón grande, trompos a partir del árbol de guayaba,  cuya madera es de fácil torneado, yoyos, perinolas y zarandas a partir de trozos de madera de pino que recolectaba en los aserraderos.” J.J.

José  dejo los juegos con la adolescencia, comenzó sus estudios universitarios y ya graduado el ejercicio profesional le llevo por otros rumbos, alejado de esa antigua pasión. Es administrador, egresado de la UCV, donde fue también docente por 10 años y Coordinador del Centro de Extensión Profesional. Se dedicó luego al área de mercadeo y ventas y crea su propia empresa. Es justamente en el 2008 cuando a través de un reportaje de Valentina Quinteroconoce a quien se convertirá en su maestro y emprende un cambio en su vida que lo llevara a realizarse en el oficio que siempre llevo como una pulsión.

imgp0029

M. ¿Cómo y con quien aprendió el oficio de juguetero y artesano?

J.J. Esta pasión se despierta nuevamente cuando en compañía de mi esposa Margarita vemos en la prensa un reportaje que se le hacía a Humberto Rivas. Allí es  cuando tengo este maravilloso encuentro con el mundo de la artesanía de juguetes tradicionales en madera. Ese reportaje me movió, sin conocer a Humberto nos trasladamos a Mérida. Sin saber con certeza donde buscarlo, sin dirección alguna  iniciamos su búsqueda, preguntando aquí y allá, hasta que finalmente lo localizamos. El Maestro Humberto Rivas tiene su taller “Colibrí”. Tratar con el Maestro Rivas y entrar al maravilloso mundo que es el Taller Colibrí, me aclaro todo. Humberto es titiritero, cuando me vio y conoció mi inquietud me pregunto: ¿y tú no estás como viejo pa´la gracia? Yo con mis 67 años comencé mis estudios con Humberto. Hoy día cuando le preguntas se refiere a mí, jocoso,  como a su alumno más joven.

“Me quede impactado al observar aquel mágico espacio lleno de hermosos y raros juguetes, móviles, títeres, marionetas. En verdad aquel taller me atrapo y en ese momento me dije: Esto es lo que quiero hacer, quiero ser juguetero, realizar mi propio taller, imitar un poquito a Humberto en mi propio camino.” J.J.

La fascinación de Humberto Rivas por los juguetes artesanales comenzó cuando solo tenía 8 años de edad. En ese entonces comenzó a estudiar y a imitar esos objetos que llegaban a sus manos. Después de más de 50 años de oficio, lo que fue en un principio un entretenimiento es hoy un compromiso con la cultura del país. En su opinión, para entender la magia que mora en un juguete artesanal es preciso tener la sensibilidad de ver más allá de lo evidente. Es ideal lograr que esa creación tenga tridimensionalidad, movimiento. Las personas que se dedican a este oficio tienen una vocación especial y noble.

31684122765_899acff0be_o

“Si queremos un mundo mejor, tenemos que empezar por atender a nuestra infancia y este propósito pasa por el juego y sus instrumentos. Me esmero en lograr que mis piezas estén hechas en materiales resistentes y que queden muy bien pintadas. Ningún pequeñito debe entretenerse con un objeto de mala calidad… los juguetes nos permiten brindar una respuesta a las necesidades infantiles, que pueden ir desde grandes preguntas sobre la vida cotidiana, hasta anhelos que, aunque sencillos, llenan el corazón…trabajar en esto es un acto de amor, no se hace para llenarse de dinero”. H.R.

El año 2009 José instaló su taller. La buena fortuna de estar en lo que le hacía feliz, le permitió encontrar una casa en Maracay, su ciudad natal, donde vive con su esposa Margarita y en la planta superior se encuentra el taller. Lo bautizó con el nombre de  La Luciérnaga.

M. ¿José que de bonito hay en tu oficio, que te depara tu arte, que de bonito hay en los juguetes?

imgp0028

J.J. A partir de ese año 2009 asumí este arte como oficio permanente,  el cual me proporciona una infinita satisfacción,  sentirme y saber que ahora soy juguetero es motivo de legítimo orgullo. Mi proceso de aprendizaje es continuo,  de manos del maestro Humberto, a quien visito con frecuencia  en solicitud de sus sabios consejos.  Me motiva el cultivo de las tradiciones, el rescate de nuestros juguetes y lo que significan para nuestros niños y su sentido de pertenencia. Mi lema es “hacer juguetes, no la guerra”. Mi especialidad son los trompos, la perinola, el yoyo, el gurrufío y la zaranda. Yo mismo quedé hechizado por el movimiento que tienen estos objetos. Los que hago son muy coloridos. Es fascinante ver cómo los niños se quedan maravillados con la combinación de estos dos elementos. Últimamente, he comenzado a experimentar también con otros diseños como carritos, perritos y caimancitos, que igualmente son del gusto de los más pequeños. Posiblemente, siga avanzando en la elaboración de otros juguetes. Eso sí, uno de los elementos que siempre será fundamental para mí será el dinamismo de la pieza.

“Tornear la madera es un acto de gozo infinito, un arte. El torneado me permite crear casi cualquier figura, en ese preciso momento decido instintivamente qué camino tomar, ¿figura oval, rectangular, lineal? tengo a la mano infinidad de posibilidades que me dan mi poder creativo, la gubia y el taco de madera. Permito que mi poder creativo se exprese, que fluya y que mis manos guiadas por mi instinto tomen el rumbo que deseen, que guíen la gubia por el cuerpo de la madera.” J.J.

M. ¿Con que materiales trabajas José?

J.J. Trabajo solo con teca, pino y fresno y con color, con pinturas brillantes y de llamativo color. Darle color a mis piezas constituye un momento de auténtica emoción, pues crear distintos matices de colores a partir de los primarios es realmente un acto de magia; los matices van saliendo solos sin planificar que deseo tal o cual intensidad y estos le dan un toque especial a mis juguetes, resaltando esa característica única en cada uno de ellos.

imgp0002

Con José provoca conversar largo y a detalle, pero no quiero distraerle más de lo necesario de su público, que constantemente se acerca a ver sus hermosa creaciones. Además la “fotógrafo” agarra entre toma y toma una perinola, un yoyo, un trompo y ahora esta fascinada con un perrito, tipo salchicha “que es igualito a Rex”, (nuestro propio salchicha), si seguimos así terminaremos con buena parte del arte y oficio de José en casa. ¡Ganas no nos faltan!

Adriana G.

Datos de Contactos:

José Jiménez. Taller La Luciernaga.

Calle Capuchinos, Pasaje Quirimari # 54-A. Quinta Luciérnaga.

Sector El Piñal, El Limón. Maracay, Estado Aragua. Venezuela

Tlfs. 0416-804.34.08 / 0243-889.26.89

joseluciernaga41@gmail.com

Humberto Rivas. Taller Juguete Arte Colibrí

Mérida, Estado Mérida

Tlfs. 0416-652.11.01/ 0416-927.79.23 /0274-417.01.74

teatrocolibri@yahoo.com / mjica@hotmail.com

1)Valentina Quintero es una reconocida periodista venezolana, conductora de programas en radio y televisión, como Bitácoras;  escritora de impresos como libros, agendas, revistas y prensa sobre viajes y turismo en Venezuela.

http://www.rinconartesanal.com/laluciernaga.html#.WLhFHoHhDak

http://www.revistadominical.com.ve/noticias/actualidad/la-magia-del-juguete-hecho-a-mano.aspx

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s