El Efecto Bilbao

Posted on Actualizado enn

2017-02-16-16-19-30
@andarinanda. Foto Henrik Sandgaard
Mi primer encuentro con Bilbao no fue amor a primera vista. Comenzaba la década de los noventa y yo, una inmigrante recién casada con apenas veinte años, residía en Vitoria, País Vasco, una pequeña y agradable ciudad donde había de todo, menos harina PAN*. Alguien me dijo que en los famosos grandes almacenes de Bilbao podía encontrar la añorada harina de maíz, de modo que planifiqué una visita a la localidad vecina, y así aprovechar el viaje para conocerla.
Sin Google ni nada parecido, sabía que era una ciudad portuaria, capital de Vizcaya y poco más. La imaginaba bonita, como otras regiones vascas en donde había estado. Desilusión. Aunque el verdor de las montañas me recordó Caracas, nada más bajar del autobús, el hollín y el aspecto sucio de algunas calles me evocaron la parte menos amable de mi ciudad natal. Caminando por el centro me topé con algunos edificios históricos y la catedral, de arquitectura destacable, pero mientras más me adentraba menos me gustaba. Serpenteada por un río turbio, a sus márgenes algo que parecían fábricas abandonadas formaban un cuadro nada agradable, el cielo gris no ayudaba a mejorar el panorama. Después de un par de horas recorriéndola, perdí la motivación y volví a casa.
Recuerdo haberle comentado la experiencia a un amigo español, que sin cortarse un poco me dijo “hombre, es que Bilbao es fea de cojones“. En mi opinión, menos categórica, esta capital vasca carecía de encanto, o no me había tomado el tiempo suficiente para encontrárselo. Cómo imaginar que ese mismo año se estaba gestando el proyecto que la convertiría en uno de los destinos turísticos más atractivos de Europa.
20170209_232945
Bilbao, antes y después.  El museo fue edificado frente al río, justo donde se encontraba el esqueleto de lo que en sus días fue la zona industrial. Fotografía Bilbao Ría 2000
Bilbao, otrora villa medieval, fue una de las ciudades más prósperas de España durante la era industrial, las montañas circundantes eran ricas en mineral de hierro que alimentaba una las siderúrgicas más importantes del continente. En los años ochenta, ya agotado el mineral, las instalaciones se trasladaron a los confines más baratos (y menos ambientalmente estrictos) de Asia. Lo que quedó fue justo lo que vi: una ciudad oxidada con una gran franja de áreas industriales abandonadas a lo largo de la ribera del río Nervión. A finales de los ochenta, autoridades del gobierno vasco ideaban un plan para revertir la situación, una rehabilitación de la metrópoli. La estrategia era convertirla en “ciudad de destino turístico cultural“, menuda tarea, en tiempos de ETA y con capitales cercanas muy atractivas como Madrid, Barcelona y París.
En 1991, los planificadores de Bilbao se acercaron al director de la Fundación Guggenheim en la ciudad de Nueva York, Thomas Krens, quien a su vez escogió al visionario y excepcional arquitecto Frank Gehry, para construir una de las obras arquitectónicas más impresionantes de los últimos treinta años: el museo Guggenheim de Bilbao. Tan pronto como fue inaugurado, el 18 de octubre de 1997, la cantidad de visitantes superó las expectativas y se convirtió en un destino instantáneo para el turismo.
DCIM100GOPROG0450476.
Museo Guggenheim. Foto Alfredo Páez
A pesar del éxito del museo, su indiscutible majestuosidad y belleza, la opinión de algunos arquitectos e ingenieros de diferentes países del mundo interesados en la obra de Gehry coincidía: “el museo es increíble, pero la ciudad apesta“. Bilbao mudaría de piel paulatinamente en los años siguientes, a través de una planificación hecha a la medida de las necesidades de la ciudad y sus habitantes. En el año 1992 se creó una institución de autoridades federales, regionales y locales, BILBAO Ría 2000, con el fin de dirigir la recuperación y transformación de zonas degradadas del área metropolitana.
El singular edificio revestido de titanio fue el eje principal y catalizador para lo que todavía se conoce como el “efecto Bilbao“, un término genérico utilizado para describir “cualquier proyecto a gran escala que involucre la planificación urbana y la arquitectura, con el fin de transformar una ciudad degradada en una elegante urbe postindustrial de servicios de turismo, especialmente“. La transición se logró durante años de esfuerzo y trabajo mancomunado. Diversificar la economía existente era un objetivo, así como desarrollar diversos planes urbanísticos y de recuperación. Uno de los proyectos más ambiciosos fue la limpieza de la Ría**, “alma de la villa y testigo de su historia“, la inversión de 800 millones de euros superaba seis veces el costo de la construcción del museo.
2017-02-17-12-56-15
Bilbao, casco viejo.Foto @andarinanda
Viviendo de nuevo en Venezuela, supe del Guggenheim gracias a la televisión, más tarde por Internet era posible tener una visión virtual de la transformación, pero nada como vivirlo in situ. Veinticinco años después, además de la imponente creación de Gehry, un espectáculo visual desde cualquiera de sus ángulos, lo siguiente que más me impresionó fue encontrarme con el río limpio, algo que bilbaínos y turistas disfrutan diariamente, paseando a su vera, donde es posible realizar actividades de ocio, cultura y deporte.
Obviamente cualquier ciudad se desarrolla y modifica en dos décadas, pero Bilbao simplemente renació. En las cercanías del Nervión se han levantado interesantes proyectos arquitectónicos, además, la capital de Vizcaya presume de tener “un sistema de metro contemporáneo y atemporal diseñado por Sir Norman Foster, un aeropuerto del arquitecto español Santiago Calatrava y un centro comunitario (la Alhóndiga) diseñado por Philippe Starck“, la lista no termina allí, el arte y la renovación se aprecian a todo su largo y ancho.
2017-02-16 16.32.54
Foto @andarinanda
El portal de turismo Euskoguide la define como “sofisticada y llena de acción, y sin embargo al mismo tiempo, relajada y relativamente libre de estrés“. Para muchos extranjeros resulta una sorpresa, atraídos por el Guggenheim, encuentran mucho más.
 2015-10-05 00.47.56-1
Mamá (Maman en francés): Escultura con forma de araña de la artista francesa-americana Louise Bourgeois. Forma parte de la exposición de obras de arte permanentes del museo. Está realizada en bronce, acero inoxidable y mármol. Pesa 22 toneladas, y mide 10 metros de altura y 10 de diámetro. “Maman” en homenaje a la madre, capaz de tejer la tela de los afectos y también quedar atrapada en ellos.  Foto Henrik Sandgaard
A pesar de la crisis, BILBAO Ría 2000 continúa activa desarrollando y ejecutando planes hasta el presente.
Hace poco me preguntaba si la estación de autobuses (Termibus) sería un próximo proyecto de renovación, urge una más amplia y moderna, justo esta primera semana de marzo comenzaron las obras, en octubre del próximo año se estrenará la nueva terminal. Aunque para sus habitantes pueda resultar algo caótica la estación provisional mientras se remodela Termibus, sin duda se adaptarán rápidamente; si hay algo a lo que están acostumbrados es a la reconstrucción y el mejoramiento constante de su ciudad.
20170307_012639
Puppy es una escultura ubicada frente al museo Guggenheim, realizada por el artista estadounidense Jeff Koons en 1992. Representa un cachorro canino de la raza West Highland White Terrier y se compone de una estructura de acero recubierta con plantas naturales, que se reemplazan a medida que dejan de florecer. 
Fotografía www.geo.de

En su momento el mismo Gehry afirmó que “el efecto Bilbao” es algo difícil de repetir, la construcción del museo fue posible por el consenso alcanzado entre todos los agentes implicados para “cambiar una comunidad de manera positiva”, algo que le permitió “explorar con libertad ideas que no había podido explorar en el pasado“.

Personalmente veo en la metamorfosis bilbaína un ejemplo inspirador de cómo la gestión inteligente de recursos humanos y económicos pueden transformar el óxido en algo brillante, y más fuerte que el titanio.

20170216_200010
“No perdamos de vista los factores más importantes para el éxito: compromiso, pasión por marcar la diferencia, visión para alcanzar los cambios y coraje para poner las cosas en movimiento”. Larraine Matusak . Foto @andarinanda
Gloria Páez
@andarinanda
Notas:
*Harina P.A.N. (Productos Alimenticios Nacionales) es una marca creada por la corporación venezolana Empresas Polar, para identificar harina de maíz precocida con la cual se preparan arepas y otros platos típicos de Venezuela.
** La Ría de Bilbao es la desembocadura que forma el sistema de los ríos Nervión e Ibaizábal, así como sus últimos afluentes, en su llegada al mar Cantábrico, en el golfo de Vizcaya.
♦♦
Fuentes Consultadas:
Wikipedia
Return to Bilbao  https://jcreidtx.com/
Fotografías:
BILBAO Ria 2000
@andarinanda
Alfredo Páez
Henrik Sandgaard
Anuncios

3 comentarios sobre “El Efecto Bilbao

    Gloria Páez escribió:
    17 marzo, 2017 en 6:47 pm

    Justamente escribí sobre la metamorfosis bilbaína porque es inspiración para soñar con transformaciones positivas, siempre posibles cuando hay visión, compromiso y “coraje para llevarlas a cabo”, potencial tenemos en Caracas, el primer “cambio” debe ocurrir en la conciencia de sus ciudadanos. De acuerdo contigo, me encantaría ver a Caracas algún día como un destino turístico-cultural. Gracias por el apoyo Ma Fernanda!

    Le gusta a 1 persona

    Ma Fernanda escribió:
    15 marzo, 2017 en 9:24 pm

    Ufffff!!! a través de tu testimonio me hiciste vivenciar la experiencia gratificante del maravilloso renacer, cual Ave Fenix, de una ciudad!! Ejemplo que inspira y que nos llena de esperanza cuando las voluntades trabajan en equipo y en beneficio de sus propios habitantes, visitantes y de sus generaciones futuras! Ojalá y algún día podamos ser los caraqueños los protagonistas de tan maravilloso cambio, no solo por la estética de nuestra bella ciudad, sino y “sobre todo” a nivel cultural.

    Le gusta a 1 persona

      lasmultisápidas respondido:
      16 marzo, 2017 en 7:20 am

      Completamente de acuerdo contigo Ma Fernanda, es un ejemplo de lo que logra el empeñar la voluntad en objetivos comunes, diseñados y pensados por y para todos. Ciertamente seria una experiencia interesante de proyectar y llevar a cabo en Caracas. Gracias por pasar a visitarnos, siempre un gusto tenerte por acá.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s