Poema, no oda, de Navidad

5

CORO:

Alabado el ángel de Dios,

que trae la buena nueva:

ya ha nacido el Mesías,

allá en Belén de Judea.

(golpe de aguinaldo al fondo: tucu-tutúcu-tucu-tutúcu)

image002

Capítulo I

De cómo San José se entera de que va a ser padre.

Pasada la primera impresión, las sospechas apuntan al  Ángel Gabriel,

quien en razón de la obediencia debida,

se justifica diciendo que fue el Espíritu Santo el autor material,

con Dios de autor intelectual.

virgen-maria-2

Narrador (sospechando):

Sabemos del padre, San José,

hombre justo, por demás prudente,

quien desespera solo al pensar,

lo que puede decir la gente.

 Sabemos que empieza a averiguar,

apenas al recibir la noticia,

pues dirán “si no era virgen,

ni piensen que era novicia”.

 Inquiere José a María, preocupado,

y pregunta no sin razón,

que quién era ese carajo,

que había echado el vainón

Y pregunta por demás preocupado,

pues es algo contra natura,

¿habrán visto un San José

con cachos en nuestra cultura?

Tratando de mantener la calma,

este santo de conocido prestigio,

se propone a toda costa,

atrapar al autor del prodigio.

image003

José (más enredado que mocho tirando cohetes):

Mira María, cuéntame del ángel,

ese dicen las lengua malas,

que juran que te impresionó,

la envergadura de sus alas.

Con cuentos vino ese ángel,

no le importó un comino,

te charló una de arcoíris,

y unos cuentos de camino.

Y mira cómo estás ahora,

con el mandado ya hecho:

Gabriel se comió la torta,

y Joseíto poniendo el pecho.

mensaje_a_maria

María (sabiendo por dónde viene la vaina):

José, fue voluntad de Dios,

por él a mi vida renuncio,

pero aquí ha aparecido Gabriel,

solo para hacer el anuncio.

Déjate de pensar en la gente,

ni en chismes ni morbosidades,

piensa mejor en el cielo

y en todas sus comodidades.

Yo seré María la Virgen,

tú serás San José Obrero,

y viviendo en urbanización VIP,

para salir de este potrero.

Nuestra nueva vida será hermosa,

por nuestra bendición harán cola,

y puede que Dios mediante,

nos entreviste la revista “Hola”.

Piénsalo José, piénsalo muy bien,

la gloria de Dios te espera:

él te ofrece un enchufe,

y tú pidiendo en la acera.

images

Narrador (dramático):

José pensativo, ve la alternativa:

por una orden del jefecito,

María preñada y él desempleado,

sin dinero para un cafecito.

El Ángel Gabriel, ruín malvado,

riéndose de su última gracia,

echándole la culpa a Dios

y burlándose de su desgracia.

03-maria_e_giuseppe

José (luego de un lexotanil y dos whiskys):

¡Sea María, es decisión tuya!

Hay que reparar este daño,

y así me caso contigo,

antes que termine el año.

Si no nos ponemos pilas,

se nos voltearán los amigos,

mi papá, ese anda furioso

y tu familia caliente conmigo.

Y recuerda la sagrada escritura,

de ella debemos estar pendientes:

habrá oscuridad, crujir de huesos,

lamentos y rechinar de dientes.

Capítulo II

la-fabula-de-las-liebres-y-los-leones-de-aristoteles-para-explicar-la-democracia-en-el-blog-imperio-romano-de-xavier-valderas-minusvalidos-en-libertad

En cadena nacional,

el emperador anuncia un censo nacional,

nuevos impuestos y una serie de medidas

para relanzar la economía romana.

Además le promete al pueblo judío

una bolsita con productos de la cesta básica:

pan ácimo, agua de oasis y dátiles.

Lo único malo es que

hay que buscar un número

y hacer la cola en Belén.

la-ocupacion-romana-de-israel-y-las-tres-guerras-entre-roma-e-israel-blog-imperio-romano-de-xavier-valderas-7

Narrador (viajero):

Entérase José de un censo,

una idea de los romanos,

que quieren sacar más dinero

sin ellos mojarse las manos.

Y tienen que ir a Belén,

que es del censo sede,

llenar la planilla de datos

y esperar ver qué sucede.

San José emprende la marcha

y con María de copiloto,

van montados en un burrito

que carga todos sus corotos.

María anuncia trabajo de parto,

nada más llegar a destino,

José lamenta la mala puntería,

este tan bendito mal tino.

joseymaria

Llama al corredor de seguros,

contrato en la mano impreso,

esperando turno en la clínica,

pidiendo una clave de ingreso.

¡Nones! Le dice la secretaria

a pesar de todo su desespero,

pues resulta que el corredor,

está de vacaciones hasta enero.

Y un viejo amigo portugués

mitad efectivo, mitad de contado,

le alquila lo único disponible:

un pesebre de latón agujereado.

Lo que no dijo el portugués,

es que había fauna incorporada:

un buey que ocupaba espacio

y una mula vieja amarrada.

images-2

Capítulo III

Los Reyes Magos ven la estrella de Belén,

que señala el lugar exacto del nacimiento del Mesías.

Pierden el vuelo Frankfurt–El Cairo–Tel Aviv,

y tienen que lanzarse la aventura en camello a través del desierto.

james-edwin-mcconnell-the-three-wise-men

Narrador (astronómico):

Los Reyes Magos de Oriente,

hombres sabios y estudiosos,

confunden primero la estrella,

con un anuncio luminoso.

Ya avisados en otro intento,

ven algo que se bambolea,

que es la misma estrella,

que sobre ellos va en volea.

Maravillados, deciden ir a estudiar

ese tan raro fenómeno celeste,

pagando con sus propios reales,

cuésteles lo que les cueste.

Y montados en sus camellos,

viajan para Judea vía expresa,

sin tomarse ni un descanso,

sin tomar ni una cerveza.

Como si eso fuera Roma,

donde uno preguntando sí llega,

llegaron a Belén de Judea,

estacionándose en una calle ciega.

threewiseman_thumb2

Pero los hombres de Herodes

muy pendientes de ellos estaban,

les vigilaban en cada paso,

a todo el mundo interrogaban.

Pidieron el carnet de circulación,

la matrícula de los camellos,

pidieron factura de las ofrendas,

y preguntaron qué era aquello.

Y como si fuera poco,

los agentes, los muy frescos,

pidieron sin pizca de pena,

¡que les dieran pa’los refrescos!

Capítulo IV

2509031502_0917ec0a1c

Luego de las pruebas de ADN,

San José y La Virgen María por fin resuelven sus diferencias

y crían al Niño Jesús, el hijo de Dios.

Pero el muchacho es candela

y hace ver el diablo a más de uno.

Narrador (hogareño):

Estaba María con el niño

haciendo los oficios de casa:

mientras ella horneaba el pan,

el niño multiplicaba la masa.

Ella amorosa siempre le aconseja,

pero a veces se molesta,

si no recoge sus juguetes

a la hora de la siesta.

El niño casi nunca obedece

cuando sale con esa pandilla

de unos doce muchachitos,

que juntos son una pesadilla.

Una vez jugando llegó tarde,

la ropa rota, todo revolcado,

con golpes, en mal estado,

y pinta de Cristo crucificado.

San José trabaja la carpintería,

y a todo lo que salga,

le mete a otros oficios,

por muy poco que valga.

José (con tres ceros menos en la quincena):

images-1

Ese muchachito hijo de Dios,

come como un pecado venial,

corre, brinca, salta y patalea,

y chilla de manera bestial.

Le amarró triquitraquis al perro,

del techo colgó al cochino;

y puso a pelear al gato,

en el patio del vecino.

Juan El Bautista su primo

jugaba con él al bautizo,

pero ya de tantas bautizadas,

le botó un reloj suizo.

Dios mío, escúchame señor,

dile que no coma tanto,

porque todos me ven feo

con tanto pedir adelantos.

Capítulo V

0001436828

Llegan los Reyes Magos a Belén en taxi.

Mejor que fue así y no en gandola,

porque hubieran tenido que dar muchas explicaciones

sobre el destino de los camellos.

Narrador (taxiando):

Llegan a Belén los Magos,

en medio de la algarabía,

a los chicos les dan juguetes,

a los grandes cervezas frías.

Han llegado montando un taxi,

chocado y el maletero trabado,

¡y que barato, que barato!,

muy barato les han cobrado.

Melchor se acerca regalo en mano,

que bajo un pañuelo ha ocultado:

“Mesías, mira lo que he traído,

un saco de mirra he comprado”.

Gaspar llega serio, muy serio,

huele que fríen pescado,

y prende un puño de incienso

para disipar el olor pegado.

reyes-magos

Y Baltasar, con oro valioso,

que carga con gran sigilo,

pues lo trajo de contrabando,

pa`no caer con los kilos.

 Y el Niño Jesús impertinente,

se queja de su divino destino:

“yo solo quería un juguete,

no parecer un bazar chino.

5

CORO:

Alabado el ángel de Dios,

que trae la buena nueva:

ya ha nacido el Mesías,

allá en Belén de Judea.

(golpe de aguinaldo al fondo: tucu-tutúcu-tucu-tutúcu)

 

IMG20160605_010

Composed, arranged and escrited by:

Jesús Millán

@ElMalMoncho

Anuncios

2 comentarios en “Poema, no oda, de Navidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s