JUANGA, Te pareces tanto a mi ….

Posted on Actualizado enn

screenshot_2016-09-07-15-41-05_1

Que no puedes engañarme… reza la emblemática canción del Divo de Juárez, Juan Gabriel, que funciona para innumerables comparaciones de la cotidianidad sentimental de cualquier mortal en cualquier parte del mundo, aunque sea al mejor estilo mero macho, nadie escapa de un despecho, y eso es lo que hizo Juanga, cantar el guayabo, y no es que otros no lo hayan hecho antes, pero no hay como no imaginarse un barranco con un  – te juro que te tengo que olvidar, aunque me cueste la vida y aunque me cueste el llanto – acompañada de la bebida espirituosa de su preferencia.

El mérito del mexicano  Alberto Aguilar fue ponerle música  a las emociones, tal como lo reseña Carlos Monsiváis  en su ensayo Pudor y Liviandad – ese joven, furiosamente provinciano (cosmopolita de trasmano, nacionalista del puro sentimiento) creaba por su cuenta una realidad musical nomás suya, la síntesis de todas sus predilecciones que no existía en lado alguno … componer para hacerse famoso, componer por no hacer arte sino con tal de representar sentimientos y situaciones – .

El articulista del New York Times, Juan Carlos Bautista lo reseña – El repertorio de Juan Gabriel incluyó siempre todos los estados de ánimo, sin contradicción alguna. Cada disco y cada concierto suyo transitaron sin complejos del amor al desamor, del dolor a la revancha, y de las ganas de morirse a las ganas de bailar. Más aún: en una sola canción (digamos un ejemplo paradigmático: “Hasta que te conocí”) Juan Gabriel transita de un sentimiento tremendo a su antípoda. Del dolor absoluto al absoluto desmadre-.

Y es así como entre  anuncios de paz en Colombia, una toma de Caracas por un revocatorio en Venezuela, una presidente destituída en Brasil, la visita de Trump a México,una constante amenaza de terrorismo en países europeos, Turquía y Siria en franco enfrentamiento, el presidente de USA vilipendiado por el presidente Filipino, es como en un Jalisco no te rajes, del México lindo y querido lleno de circunstancias,  se despidieron del ídolo para la posteridad.

Monsivais ya lo había decretado en su ensayo –Ídolo con mayúscula, es quien retiene el falso amor de las multitudes más allá de lo previsible, más allá de los seis meses de un hit, de los dos años de la promoción exhaustiva, de los cinco años del impulso que no termina de desgastarse –.

screenshot_2016-09-07-15-37-44_1

Las cifras que publicó el periódico El Universal en México confirman la devoción por el cantautor :

  • 4 Horas y media tardó una persona desde que se formó en línea para su velorio, hasta que entró a Bellas Artes
  • 29 horas estuvieron los restos de Juan Gabriel en Bellas Artes.
  • 700 mil personas asistieron al funeral según la Secretaría de Cultura.
  • 570 es el número de medios acreditados para cubrir las exequias del Divo de Juárez.

Sin temor a equivocarme, transmitiendo el sentimiento de muchos, citando una de sus canciones – Fue un placer conocerte – Juan Gabriel.

Sonia María

jgEl domingo 28 de agosto murió Juan Gabriel, estoy segura de que no necesito dar más detalles de a que Juan Gabriel me refiero, la población hispanoparlante de esta bolita que le da la vuelta al sol, sabe de quién hablo. El primero en comentarme el hecho fue mi esposo, quien cuando estoy viendo algo en la tele, que no es de su agrado, como era el caso, apela a su twitter en busca de actualidad y como sabotaje sutil a mi elección en la TV me va comentando lo que lee,  así pues sentenció – Se murió Juan Gabriel,  el cantante – la acotación de su parte venía porque ninguno de los dos somos ni fans, ni seguidores del famoso artista. Automáticamente puse el telf. en modo vibración pues intuí la avalancha que se venía en los chat de whatsapp. Sí, lo reconozco sin opresión, me interesaba más la película que veía que cualquier otro detalle. Cuando me reincorporé a la virtualidad de mi telf., tal como era previsible el fallecimiento de Juan Gabriel era el top ten informativo (debo comentar porque es justicia el contexto, que mi telf. android  sufrió una muerte súbita hace meses y porto en estos momentos un sustituto con capacidades seriamente restringidas, por lo que la idea de colapsar mi pote con videos, notitas e imágenes de JuanGa  no fue nada auspiciosa). Por supuesto el chat de Multisápidas no sería la excepción y comentamos el asunto siguiendo además el ritmo de otro chat en el que estamos las cuatro con otras amigas (Wine Divas se llama el chat, allí les dejo eso…), allí cada una fue poniendo una estrofa pequeña de alguna canción del ídolo azteca, que recordó en el momento. No fue casualidad, fiel a mis sentimientos hacia JuanGa mi estrofa fue: “se me olvidó que te olvidé, a mí que nada se me olvida”

-Hay que hacerle un homenaje en la edición de septiembre- palabras más, palabras menos sentenció Sonia.

Allí comenzó un debate entre el deber ser o no del homenaje, los logros y alcance del artista, etc. Si algo caracteriza mi relación con Sonia, además del querer entrañable de amigas que nos profesamos, es un profundo respeto, base de toda relación, y el plus de que nunca, nunca, tratamos de convencernos la una a la otra, sino que nuestros debates son una joya de argumentaciones que van de un lado al otro, en un ping pong que nos permite ver las historia desde esa otra ventana que tenemos cerrada. Nada como abrir ventanas y dejar que la corriente de aire entre y refresque los ambientes… deje a Sonia hacer, entendí que seria justa y que su prosa jamas será rosa y que Juan Gabriel, el Divo de Juarez, de México y del despecho y el desamor,  bien merecido tiene su homenaje.

Adriana G.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s