Recién casada y recién emigrada

IMG-20160804-WA0006Es difícil saber por donde comenzar, como todo en la vida. Así que empezaré por contarles que tengo 24 años, soy venezolana, me acabo de casar y de mudar a Madrid. Decir que he vivido una inmensa cantidad de cambios es un understatement. Y si algo puedo recomendar a cualquiera que esté viviendo alguna de estas cosas es que se mantenga con la mente abierta, que haga una buena cantidad de planes para todos los escenarios que se te puedan ocurrir, que si el plan A no se logra, aún quedan muchas letras hasta llegar a la Z. Y les diré algunas cosas que a mi me hubiera gustado conocer de la cultura española antes de venir, así como algunas experiencias y aprendizajes.

Todo este proceso ha sido como subir una escalera: luego de sortear cada dificultad, surge otra. De ahí la importancia de estar lo mejor preparado posible para todo. Eso y esfuerzo constante son la clave del éxito.  Llevo poco mas de un mes en Madrid y ya arreglé todos mis papeles y tengo algunas semanas trabajando (o currando como le dicen aquí). Y el secreto ha sido esforzarse, insistir e insistir, tener miles de planes para conseguir una misma cosa. Y un extra es si conoces gente al sitio que vas, muchas veces tener contactos te sacará las patas del barro.

Hay muchas cosas de España que han llamado mi atención, y si mantienes una mente abierta como dije al principio, no dejas de maravillarte hasta con las cosas más simples. La idiosincrasia del español es distinta a la nuestra, por supuesto. Son muy amables pero no panas ni chéveres, a muchos venezolanos les cuesta lidiar con esto al sentir que no son lo suficientemente cálidos. Pero venga, tampoco son alemanes, la calidez del venezolano es algo que pocas veces encuentras en otras culturas. Aún así me han parecido muy agradables.

Los empleados públicos no quieren hablarte de su vida ni cotillear, a diferencia del empleado público venezolano (cuando me saqué el registro militar en Venezuela, la empleada me contó hasta que el esposo le pegaba…). El empleado público español solo quiere hacer su trabajo, sin mucho jaleo, ir a lo que fuiste y ya. No quiere decir que no sean amables ni agradables, pero no son panas ni se toman atribuciones extras. A mi me agradó bastante esto, además de que los procesos públicos son bastante rápidos.

IMG-20160809-WA0006

No quiere decir que no sean burocráticos. Son DEMASIADO burocráticos, hasta para cosas que no necesitan burocracia (como colocar cable e Internet en la casa, me pedían tener tres meses con una cuenta bancaria, aún teniendo el dinero para pagarlo,  fui a varios sitios hasta que uno me lo aceptó). A pesar de ser tan burocráticos, las cosas funcionan. En este tema es en el que más insisto,  hay que intentar e intentar, hasta que alguien te resuelva el problema.

Extrañas a tu familia y a tus amigos siempre. Dicen que el amor te rompe un ala, y se siente así, como tener un ala rota todo el tiempo. No creo que sea algo que se pueda resolver, pero sí a lo mejor a sobrellevar. Aún no tengo una respuesta para esto.

Aquí te encuentras a dos tipos de venezolanos: los que te quieren adoptar cuando te escuchan hablar y se dan cuenta de que eres venezolano,  y los que no quieren tener nada que ver contigo, como si mancharas su semblante español que tanto les habrá costado hacerse. En Madrid no he notado racismo, al menos no hacia los venezolanos, más bien me he encontrado con mucha solidaridad que me ha caído como un balde de agua fría porque es algo que mi propio país ha perdido.

En Madrid hay tanta gente multicultural que nadie te nota. Aunque las primeras dos semanas sentía que me miraban mucho. Ese tipo de mirada descarada que aún cuando los descubres mirándote ni se inmutan a dejarte de mirar por vergüenza, más bien te siguen mirando hasta que les aburres y pasan a mirar a otro lado. Esto me divertía sobremanera pero efectivamente es algo que puede incomodar.

IMG-20160809-WA0001

Estar casada dentro de todo este contexto del que más o menos les he hablado ha sido más que todo un plus, en ningún momento un lastre. No es fácil pero tampoco difícil si sabes en lo que te estás metiendo. Y en lo que te estás metiendo es en vivir con alguien que no son tus padres o tus hermanos, pero que de cierta manera también es tu familia, y gracias a que es tu familia tu corazón no siente esa soledad profunda que muchos inmigrantes suelen sentir.

Tampoco es que tenga mucha experiencia en el matrimonio, pero mientras cada quien tenga espacio para ser y existir, haya una buena distribución de tareas basadas en lo que cada quien sabe hacer y en el tiempo que tiene cada uno, estés dispuesto a equivocarte y aprender, y sobre todo tener paciencia y amor, creo que las cosas fluyen cómodamente.

Este es lo que he vivido como emigrante y recién casada estos primeros 2 meses, de seguro tengo muchas más cosas por aprender y habrán muchas más cosas que me sorprenderán en el futuro y espero poder compartirlo con ustedes.

 

Vanessa Veronesse.

Anuncios

7 comentarios en “Recién casada y recién emigrada

  1. Gloria dijo:

    Gracias por compartir tu experiencia, aunque cada caso es distinto dependiendo de la circunstancia y estado muy particular de las personas que deciden emigrar, siempre es interesante poder hacerse de una especie de ruta mediante experiencias de personas que con valentía se atreven a cambiar para mejor sus vidas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s