Conoce tus demonios

index1Para la medicina tradicional china, la presencia de enfermedad en un  individuo se debe a la acción conjunta de 4 agentes causales, conocidos como “demonios”.

Cada uno de estos factores, por si solos, no puede causar una enfermedad. Sin embargo, si se agrega a la predisposición genética una mala alimentación, poca protección contra el clima y emociones negativas constantes, el resultado es un gasto en la energía vital, alteración de la función orgánica y  una reducción en la calidad y expectativa de vida.

Reconocer lo que se puede cambiar, aceptar aquello que no es posible modificar y buscar el propio equilibrio son pasos fundamentales hacia la salud, la belleza física y la paz  mental. Dar esos pasos depende SOLAMENTE DE TI.

vida-saludable-un-reto-diario1

Estos agentes causales son:

1. Herencia: Se refiere a la carga genética con la que se nace, la cual se expresa en una predisposición a ciertas enfermedades (ej. hipertensión, diabetes, ciertos tipos de cáncer). Al estar codificado en nuestro ADN, se consideraba que este factor no era susceptible a modificaciones. Sin embargo, creciente evidencia científica sugiere que factores no genéticos como el ejercicio, la alimentación y la calidad del sueño pueden cambiar la “expresión” de genes mediante complejos cambios químicos (epigenética).

2. Alimentación: Lo quiera aceptar o no, nuestra dieta esta influenciada por el facilismo, los medios de comunicación, la industrialización y las costumbres familiares.

La cantidad y la calidad de la energía que alimenta a nuestros tejidos y  que nos defiende de agentes patógenos externos e internos  depende DIRECTAMENTE de la calidad de nuestra alimentación. Los químicos no metabolizables que componen gran parte de nuestra dieta (azúcar y harinas refinadas, lácteos, medicamentos y suplementos), se acumulan en el cuerpo, circulando por la sangre hasta finalmente depositarse en los tejidos, con la producción de múltiples condiciones como: alzheimer, cataratas, ateromas, lipomas, miomas, artritis, diabetes, dislipidemia, gota, etc.

Este factor es completamente susceptible a ser modificado. Que hacer? Cambiar nuestros hábitos y aceptar de una vez por todas que lo que se ingiere en la dieta puede hacernos vivir mas o reducir nuestra expectativa de vida!!! Todas las excusas que pongamos, no son mas que una resistencia natural de todo ser humano al cambio… Reconocerlo y decidirse a mejorar los hábitos de alimentación es un requisito básico y esencial en el camino hacia un vida con calidad.

3. Clima: Incluye al frío, calor, humedad, sequedad y viento (el mas agresivo), además de todas las ondas electromagnéticas generadas por   artefactos que nos rodean todos los días (celular, TV, computadoras, redes inalámbricas, etc.). Dichas fuerzas climáticas buscan “entrar” en nuestro cuerpo, siendo neutralizadas por la energía defensiva que producimos a partir de una sana alimentación.

Estas energías externas existirán siempre, ya que dependen de la geografía y de la “madre” naturaleza. Lo único que se puede hacer es protegerse de ellas, usando el sentido común y una alimentación adecuada.

4. Emociones: Ultimo pero no menos importante, incluye al “stress”, palabra usada por la medicina alopática para explicar tantas enfermedades en las que la  no ha podido demostrar una relación causa-efecto, la ansiedad (que se manifiesta con deseos de comer compulsivamente), impaciencia, irritabilidad, preocupación constante (pensamientos obsesivos), falta de autoestima, miedo, rabia, codicia, envidia, etc.

como-educar-a-tu-hijo-en-un-ambiente-emocional-saludable

Mi experiencia profesional me ha confirmado que la ansiedad descontrolada es un enemigo de la salud: conduce a vicios (consumo de alcohol, cigarrillo, carbohidratos, medicamentos), altera la calidad del sueño, deteriora nuestras relaciones personales y eleva los niveles de cortisol, hormona relacionada con el stress crónico, afectando la salud mental, cardiovascular, hormonal y deprimiendo al sistema inmune, predisponiendo a infecciones frecuentes y enfermedades auto-inmunes.

La energía de las emociones es manejada por nuestros órganos (hígado, riñón, corazón, bazo, páncreas y pulmón). Si se vive las 24 horas del día con rabia, ansiedad, tristeza, preocupaciones, angustia, queriendo controlar todo, terquedad y miedos, dichos órganos se dedican mas a “digerir” esta energía, desatendiendo sus funciones en el cuerpo, apareciendo condiciones como: diabetes, lumbalgia, fibromialgia, insomnio crónico, problemas óseos, visuales, auditivos, metabólicos, cardiacos, etc.

Este factor no es fácil de manejar y no debe ser desestimado dada su gran importancia!. El manejo de emociones negativas requiere una auto-revisión profunda y honesta, y la búsqueda de  una “válvula de escape”, un momento en el que, hagamos lo que hagamos (caminar, leer, yoga, pintar, cantar, tocar algún instrumento), sea NUESTRO momento de desconectarnos, lo cual incluye los equipos electrónicos (celulares, laptops, etc.), por al menos una hora todos los días.

 

Dr. Javier Manrique

@saludcondrjay

http://www.saludcondrjay.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s