Recetario de Tías Mayo

Cita Posted on Actualizado enn

Ñita: una heroína anónima

Los Lanz Rodriguez hacia 1923
Los Lanz Rodriguez 1923

Cuando  me pidieron colaborar en esta sección,  mi multisápida cuñada Sonia tuvo la idea de que fuera sobre la mujer (que a la par de mi mamá) marcó mi vida de manera más que determinante.

Sus historias, cuentos y hazañas son aún hoy tema de conversación en toda la familia. Su risa y su voz “ronquita”, su disposición, sus tristezas y alegrías, sus quejas constantes (porque sí que se quejaba de todo), pero su ánimo sobre la adversidad,  son marca registrada en una familia que dirigió, hasta que entregó el mando y la tutela a su hermana Luisa Teresa, porque esta familia definitivamente es un matriarcado.

Carmen Elena se llamaba mi abuela, Ñita para mi hermano y para mí, y con el devenir de los años también para mis hijos fue “mi Ñita” así en posesivo. Esos bisnietos  que adoró y que montaba en caballito de 4 patas, ella en el suelo, nieto en el lomo y que llevaba a relinchos y risas trotandito sus más de 70 por toda la casa.

Bautizo Nacho el faldellín
Ñita y Pilin

Ella nos enseñó las virtudes del agua oreada, puesta al sol para que se energizara y así el baño sería más  gratificante y alimentador, que la sábila sirve para casi todas las dolencias del cuerpo y las “agüitas aromáticas” a la colombiana son un respiro para el stress. También nos enseñó que Dios está sobre todas las cosas pero que no nos podemos cerrar a nuevos conocimientos. Que podía curar imponiendo sus manos y que lo hacía por el puro placer de ayudar y dar amor.

Amante de la electrónica tenía  cuanto aparato eléctrico y moderno existía para cocinar, limpiar y disfrutar, así que su cocina era un despliegue de microondas, licuadoras, vaporeras, procesadores, batidoras, etc y que usaba a diario, porque ella cocinó hasta el último día de su vida en esta tierra.

Con una letra de esas de antes, escribía hermosas cartas llenas de floridas descripciones y cuentos tan perfectos que solo leerlas te transportaban inmediatamente a su lado, te reías como si ella estuviera de cuerpo presente y llorabas a mares abrazada imaginariamente a ella. Producto de esa mente brillante fue en época de su niñez por allá en Upata que escribió, dice ella que por broma, una supuesta carta al Benemérito Juan Vicente Gómez, donde le pedía la destitución de su maestra, a quien adoraba por cierto, alegando incumplimiento de no sé cuántas cosas,  en lenguaje  exaltado y adulto.  La carta que gracias a una imprudencia de ella y una de sus amigas,  llegó a manos de la maestra y se pensó provenía de mi bisabuelo (su papá), quien era también educador, quien por vergüenza no le quedó otra cosa que cambar a la niña Carmen Elena de colegio, porque nadie creyó que él no había escrito eso.

Recuerdan sus hermanas las famosas clases de piano – aunque su oído musical se concentró solo en una magnifica capacidad para silbar las tonadas mas diversas que la acompañaban en cualquier tarea-haciéndoles colocar almohadas sobre las piernas y al oído de la tonada que ella les indicaba debían repetir con sus dedos sin desentonar y a la primera nota fuera de lugar se les reprendía con un coscorrón (hoy eso casi podía llegar al bullying), porque no hay manera de sacar música de piano de una almohada.

De familia de educadores,  fue maestra de adultos en su adolescencia y quiso llegar tan alto como pudiera,  por lo que se decidió alejarla  de su amada Upata ( también por truncar unos amores juveniles mal vistos por la familia) y fue enviada bajo la tutela de un muy estricto tío a estudiar a Maracay,  y así aplacar a la niña que una vez impartió el sacramento de la confesión a sus compañeros de catecismo y se escabulló campanario arriba para tañir a urgencia las antiguas campanas de la iglesia upatense, lo que provocó un estado de alarma general en todo el pueblo,  en mi bisabuelo Don Pedro Lanz y por supuesto la excomunión (aunque solo por ese año) de la terrible Carmen Elena, quien pudo luego de expiar sus culpas, arrodillada frente al busto del káiser alemán en casa de su abuela Carolina Grüber, recibir la comunión un año después.

Llega a Maracay, la gran ciudad que Gómez hizo crecer. Cargada de sus recuerdos y de sus destrezas de señorita de bien a estudiar en el muy reconocido Colegio Federal (hoy Agustín Codazzi)

Una mujer de su época y de ahora, que  tejía como una araña, bordaba como inglesa, cosía por hobby y pintaba maravillas, una  artista que modeló en arcilla cientos de figuras e intervino cuanto frasco, lámpara, cojín y pantalón ( gracias a dios que para mí) se le atravesó por delante con hermosas flores en óleo y acrílico. Leía la biblia a diario pero también a Deprak Chopra y a Kalil Gibran. Amaba la poesía y se sabía de memoria “Vuelta a la Patria” de Pérez Bonalde y el poema a Margarita Debayle, los que le pedía me recitara a cada rato. La Uvas del Tiempo de Andrés Eloy le daban tristeza y oírla era casi igual que oír una de las grabaciones de voz carcomida del propio poeta. Compañera de Luis Pastori en el Colegio Federal siempre lo recordaba con placer así como a Gonzalo Barrios y a Francisco Pérez Jiménez, el mismísimo hermano del dictador.

Ñita y pai boda 1944

Y así llegada la madurez y amiga de todos, daba cenas fabulosas en su casa, ya en época del  dictador de los 50s  y mientras estos comían  y bebían sus deliciosas recetas, ella imprimía panfletos en el sótano de su casa,  que luego en la madrugada repartía por El Silencio en Caracas, aprovechando un dispositivo instalado furtivamente en el carro.  También tenía una radio marca Hallicrafter – y así lo apunto porque ella echaba el cuento mencionando la marca del aparato en cuestión- que le permitía oír la frecuencia de la Policía y la temida Seguridad Nacional,  pasando los “datos” a los comandos de resistencia de la época.

Nos dejó un legado en recuerdos, no solo en la memoria, sino en una vitrina de cositas recolectadas en distintas partes del mundo que aún conservo con fervor de curador de museo. Fiel a su naturaleza aventurera que la hizo recorrer medio mundo, hacía los mejores sancochos a la venezolana o a la colombiana, el mejor bizcochuelo de ese para comer con café, una hallacas que cuentan maravillas y los bollitos picantes que me enseñó a envolver así como un tronquito, y que solo muchos años después y con mucha práctica aprendí a amarrar. Amaba la cocina italiana y sus salsas las aprendió directamente de sus amigos de Vallo della Lucania, por allá por el sur de Italia en sus tantos viajes a ese país que amó y del cual balbuceaba el dialecto del pueblo y el italiano del vulgo.

Sobreviviente a la viudez, se volvió a casar con un hombre maravilloso quien nos dio hogar, consejos, disciplina y honor. Nunca olvidó sus amores y contaba con orgullo sus hazañas. Invento el cuento del Barco Pirata en la Laguna de Valencia que llegaba a ver desde una de sus última moradas, solo para calmar a Andrés Alfredo, mi hijo menor y el más exigente de los jinetes que llevo en su espalda. Ella fue mi abuela, mi Ñita, Carmen Elena Lanz de Guerra.

Las Recetas son, por supuesto de Ñita, de su puño y letra

20160409_112919
Papeloncitos Guyanese

♥♥

20160409_113026
Ponque de Ñita

Pilin León   @PilinLeon

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s