El Orgullo

Cita Posted on Actualizado enn

“Nuestro carácter nos hace meternos en problemas, pero es nuestro orgullo el que nos mantiene en ellos”  Esopo

Todos hemos podido sentirnos orgullosos alguna vez por algo que hicimos, sintiéndonos satisfechos con nosotros mismos, eso no está mal; el problema aparece cuando creemos que eso que hemos conseguido, ese logro,  nos permite la posibilidad de humillar, pisotear, o insultar al resto de las personas a nuestro alrededor.

♦ La persona orgullosa…

images (1)Una persona orgullosa es aquella que tiene un exceso de confianza en ella misma. Todo lo que hace, todo lo que dice, y todo lo que piensa es perfecto. Son personas a las que les cuesta mucho perdonar, porque consideran que son los demás los que tienen que acercarse hacia ellos, y pedir perdón, ya que ellos son perfectos.
En muchos casos, son personas que esconden de manera inconsciente ciertos hechos o sucesos que han generado cierto tipo de inseguridad en ellos, ya sea debido a errores cometidos o a desprecios por parte de los demás. De este modo, utilizan el orgullo como arma de defensa, resaltando sus logros y éxitos sobre los demás, para que éstas no descubran las debilidades o puntos flacos que aún conservan. El orgullo es como un escudo o una coraza, que sirve para enmascarar el sentimiento de inferioridad. Carl Jung lo expresaba diciendo que “a través del orgullo nos engañamos a nosotros mismos”, haciendo referencia al papel del autoengaño como medio de protección contra el miedo a reconocer los propios errores y sus consecuencias.

♦ ¿ Qué nos sucede si mantenemos el orgullo?

Que tengamos confianza en nosotros mismos es bueno, pero un exceso de la misma sobre una idea, un acto o una situación puede llegar a paralizar lo positivo que pueda sucedernos, sin darnos opción a mejorarlo. Siempre es bueno dejar cierto margen de duda para analizar aquello que hacemos, y poder así mejorarlo, permitiéndonos así avanzar en el camino. Las personas orgullosas se creen capaces de cambiar el mundo y terminar con los problemas por ejemplo, relativos al hambre y la pobreza, la violencia, incluso aquellos que atañen a situaciones económicas. Creen que ellos solos son capaces de establecer el cambio. Son creyentes del lema que hace referencia a que ellos son todo.

imagesLa persona orgullosa es el vivo ejemplo de aquel dicho “Primero yo, segundo yo y tercero yo”. Suelen mostrar un exceso de confianza en las áreas del amor propio, de su capacidad de hacer algo y de su forma de pensar. Como ya hemos dicho, el problema se encuentra en el exceso de confianza en uno mismo, ese es el verdadero conflicto. Así, una persona orgullosa no puede mejorar, porque para ella todo lo que hace está perfecto, quedándose estancada sin darse cuenta. La posibilidad de romper la barrera de la perfección y exactitud de uno mismo, es la que otorga la capacidad de cambio en el orgulloso. Esa ruptura con la confianza excesiva en uno mismo, es la puerta que se abrirá hacia el avance y el cambio.

♦ ¿Cómo lidiar con una persona orgullosa?

Cerebro Orgullo

Después de haber perdido al amor de su vida por ser orgulloso, el cantante de Country Hylo Brown se lamenta: “Absurdo orgullo, nunca podré perdonarte mientras siga vivo”. Todos nos hemos cruzado con personas que se resisten a mostrar cualquier signo de debilidad, a ceder en discusiones o a aceptar la mano que se les tiende para ayudarlos. ¿Cómo puedes construir una relación significativa, y al mismo tiempo funcional, con una persona orgullosa?

1.- No invadas su espacio. Las personas orgullosas pueden ser irritables o abiertamente agresivas. Son barreras de protección para cubrir su propia vulnerabilidad. Reconoce este rasgo en su carácter y evita inquirir sobre este comportamiento específico en esa persona. Si se muestra renuente a comenzar un diálogo constructivo, lo mejor es dejar las cosas como están, solo por ahora.

2.- Acércate ofreciendo algo. ¡Un poco de miel no hará mal a nadie! La próxima vez que veas a este persona, puedes intentar abordarla llevando algo que aligere la situación y le cause agrado, como un café o uno de sus panecillos preferidos, o simplemente una historia divertida que sabes que disfrutará. Un gesto de generosidad, aunque sus resultados no estén garantizados, puede ayudar a cambiar las cosas. A veces también sucede que las personas que nunca pedirían ayuda la aceptan cuando se las ofreces sin preguntar.

3.- Sé intuitivo.  Puedes observar sutilmente los aspectos negativos de su comportamiento para intentar comprender qué los origina. Procura llegar a un punto en que sepas identificar los momentos que generan la tensión para saber cómo apaciguar a la persona antes de que explote.

4.- No tomes las cosas a manera personal. No tomes su comportamiento como algo personal, porque no eres la causa.

5.- Concéntrate en aprovechar las cosas que tienes en común con esa persona. Puede ser un campo laboral en el que ambos trabajan, ser seguidores del mismo programa de televisión o un gusto compartido por una actividad deportiva. Si el punto de contacto es un
trabajo en el que interactúan, intenta desviar toda la energía negativa de las barreras que ella pone y úsala solo para que avancen juntos en las labores que realizan. Si estás en una relación familiar o de amistad con esta persona, intenta cultivar los gustos que comparten: vayan juntos de paseo o regálale algo relacionado con esa actividad para estimularla y entusiasmarla.

6.- Aprende a identificar tus límites. Es una frase que resulta bastante acertada en las clases de yoga, pero también te puede ayudar a comprender la relación que tienes con esa persona orgullosa. Además de entender las razones detrás de su comportamiento, es importante que sepas cuánto puedes soportar de los aspectos más desagradables que este tiene. Si alguien es demasiado agresivo, por ejemplo, encuentra la manera de alejarte con amabilidad: di que tienes un compromiso de ayudar a alguien más a hacer algo. Marcar tus límites te ayudará a protegerte.

7.- Identifica los comportamientos que llevan a la confrontación y a conflictos por marcar “un territorio”. La necedad de la otra persona no significa que debas responder en la misma manera. Cede en uno de tus argumentos para seguir adelante; si tenías la razón, se
mostrará por sí sola tarde o temprano.

8.- Sé claro, lógico, no juzgues y tampoco te dejes llevar por tus emociones cuando estés hablando con esa persona. Aprende a estar en desacuerdo.

9.- Siéntete realizado por tus propios criterios de
esfuerzo y buena voluntad. Si la otra persona no se muestra agradecida por tus empeños en mejorar la relación, aprende a no sentirte decepcionado. Probablemente sí sienta agradecimiento, pero no sabe expresarlo en las formas que tú esperarías o que puedes entender.

10.- Entiende que cada relación que mantienes con una persona es única y requerirá de estrategias de convivencia específicas. Mantener buenas relaciones con cualquier individuo, aunque no sea orgulloso, requiere de una alta capacidad de reflexión, de flexibilidad, y de generosidad. Si tomas esto en cuenta, podrás llevarte bien aun con las personas más complicadas.

11.- Pide su ayuda. A las personas orgullosas les encanta mantener el control, así que ante cualquier circunstancia pide siempre su opinión. Respeta lo que tenga para decir en cada momento; hazle saber que te importa y actúas tomándolo en cuenta siempre que es posible. ¡Todos apreciamos algo así!

Cesar F. Naranjo

@CNaranjoCoach

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s