El Efecto Pinocho

image1   …el cuento de Daniel  para Ani O 
¿Es verdad que crece la nariz cuando se miente? No es verdad: ¡lo que crece es lo que te conté! Tenemos que confiar en el gracioso sentido secreto de los cuentos: lo que le pasa a Pinocho, el muñeco de madera del carpintero Geppetto, es lo que te pasa a ti – hombre – cuando ves a tu amada!
Todos sabemos que su “nariz” crece cada vez que  – bla bla bla -dice una  – bla bla bla!.Sabemos que es un cuento y que los cuentos son graciosas metáforas de la  vida real: ¿Qué  crees tú ? Crees que el Gato con Botas es un “gato con botas? No: ¡Es un gato con Bolas !No es que crece cuando mentimos, no.  Pero sí hay “algo” que  se hincha cuando “mentimos” . Ese es el famoso: “efecto Pinocho”.
0000876308
¿Qué es el efecto Pinocho?
Diversas investigaciones, han  confirmado que en ciertas circunstancias segregamos unas sustancias químicas llamadas catecolaminas, que provocan la hinchazón de los tejidos internos de  – ¿Cómo se llama? Una hinchazón que hace que aumente el ritmo de nuestra respiración, el Cuore late deprisa  y se eleve la presión sanguínea, como también se eleva el enano Gandalín . . .Un conjunto de reacciones fisiológicas  generan un grato placer en nuestro amigo más querido del cuerpo masculino – no es un apéndice  – ni nasal ni nada – y ello provoca una sensación  y la necesidad imperiosa de frotarse, – sea para calmar la sensación, sea para aumentarla.
pinocho4bill_clinton1El efecto Pinocho no va más allá de la mera hinchazón, a pesar de todas interpretaciones de los psicólogos que han culpado al pobre presidente Clinton que estaba mintiendo,  cuando dijo que no ha tenido relaciones sexuales con la joven alumna, debido a que en la entrevista televisada,  Clinton se frotara cada 4 minutos la nariz.
Conclusión de los estudios clínicos : la nariz no es lo único que se hincha al “mentir” ,  también  se hincha el pene.
El sexo oral en el despacho oval es un asunto privado en el cual no deben meter la nariz los demás.
El héroe literario, teatral, cinematográfico Cyranno de Bergerac, era el hombre con la nariz más grande que se haya conocido hasta entonces.
images
Era un hombre a una nariz pegado.
Era una nariz superlativa.
Era una nariz sayón y escriba.
Era un peje espada muy barbado.
La nariz era superlativa – como dice el famoso soneto de Francisco de Quevedo, escritor español del Siglo de Oro.
Daniel Medvedov
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s