Mami ¿como puedo aprender a convivir?

image001

Un día, Elefantico estaba jugando con su mamá.

De repente, se quedó serio pensando y le preguntó:

– Mami ¿Qué significa convivir?

Su mamá pensó un rato antes de contestar:

– Convivir es la forma de relacionarnos con los demás de buena manera.

Y Elefantico, más curioso todavía, le volvió a preguntar:

– Y… ¿cómo puedo aprender a convivir?

Mamá elefante  se levantó lentamente, hizo un gran suspiro con su trompa y, mientras caminaban juntos comiendo hojas de los árboles, le dijo:

– Es muy fácil mi amor… El problema es que es tan sencillo que nos cuesta verlo – y continuó

– Si tan solo pensáramos en los demás como si fueran nosotros mismos. Si entendiéramos que se asustan como nosotros, que tienen los mismos miedos, las mismas dudas e inquietudes, y que se alegran por las mismas cosas que nosotros, podríamos ser un poco más comprensivos y compasivos con todos. Entenderíamos que hacer preguntas sirve para conocernos y no para culparnos… Que ser amable y cortés nos permite acercarnos a posibles amigos y no que nos estamos dejando atropellar por ello, que lo que no nos gusta también puede ser conversado y aclarado… porque es más importante resolver un problema que tener la razón… porque es más importante aclarar dudas y seguir siendo amigos, que no vernos nunca más… porque debemos creer que nuestro amigo quiere lo mejor para nosotros también… y debemos estar dispuestos a quererlos como ellos son y hacérselo saber. No es tan difícil… pero hay que practicar a cada momento… todos los días.

Entonces, seguro de haber comprendido algo muy importante, Elefantico la miró fijamente y le hizo otra pregunta:

– Mami, ¿y si mi amigo piensa diferente y no me entiende?

Mamá elefante volvió a respirar profundo y muy lentamente le contestó:

–  Eso puede pasar y probablemente te sentirás triste o furioso… pero no es tan importante.

Mientras Elefantico, ya más contento, jugaba con las mariposas en la grama. Su mamá continuó:

– Lo que en realidad importa es que tú te demostraste a ti mismo cuánto estás dispuesto a hacer para que tu vida y la de los demás sea más agradable y feliz… Y entonces, el mundo que tú ves y el que está lejos de ti, también lo sabrá… y de alguna manera te lo dirá.

Elefantico feliz de haber conversado con su mamá, se abrazó a ella y le dijo:

– ¡Gracias, mami! Te quiero mucho…

A lo que su mamá, abrazándolo cariñosamente, le contestó:

– Y yo a ti mi amor.

Euridice Armas, autora de este cuento, es voluntaria de la Fundación Niños Lectores.

La Fundación Niños Lectores (Aragua, Venezuela) es un programa de incentivo a la lectura que abarca aproximadamente 6.000 niños de casi 40 escuelas urbanas y rurales. Entre sus principales actividades se encuentran la formación infantil, las jornadas de formación docente, la formación a docentes de otros estados del país, las ferias escolares de libros, los encuentros de niños lectores de educación inicial y primaria y el encuentro de padres, niños y representantes lectores. Es una iniciativa fácilmente replicable y cuyos efectos se hacen sentir con rapidez y efectividad en la vida de los niños, familiares y escuelas involucradas.

 

Euridice Armas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s