La carrera

descarga (1)

Subí tan rápido como pude. Tan rápido como me fue posible, extremando la resistencia de mis piernas y mi respiración. Mi corazón revoloteando en el pecho, al ritmo del esfuerzo y de la emoción. Llegue ya sin aliento, sin fuerzas para otro paso, sin más ansiedad que exprimir.

Allí estaba ella. Demandando con un gesto agrio mayor apremio y explicaciones. Trate, lo juro,  de darle detalles y la urgencia que me pedía, pero el gesto quedo paralizado por el temblor de mi cuerpo, no pudiendo ya mi corazón alcanzar el rigor del momento y de mis sentimientos.

¿No era acaso esa carrera por llegar a ella la muestra a su demanda? ¿No era acaso el galope de mi pecho y de mi mente la prueba de todo lo que quedaba atrás? ¿No había corrido de la vida que era y de la que empezaba a ser, para comenzar con ella, sin mayor requerimiento que mi presencia allí en ese penúltimo escalón? Dude, a contracorriente de mi extenuado cuerpo que me pedía abrazarla, en dar ese último paso y alcanzarla a ella y a la vida que sería a su lado. Su rostro reacio se torció en una mueca aún más imperiosa, donde podía leerse “ y que carajos esperas para dar ese último paso”… no me estaba esperando, me estaba aspirando y entendí que yo seguiría corriendo tras lo que aún no era.

A solo un escalón de lo que fue una meta alcance a respirar ya más pausadamente. Ya no quiero más trofeos, me dije.

Con esfuerzo me quite el vestido de novia, hecho nada entre prisa y sudor y baje lentamente de regreso  las escaleras.

Adriana G

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s