En el purgatorio hay movistar

images (2)En el purgatorio y no en el cielo, porque Nilo tenía escasos 3 meses de haber fallecido, quienes lo conocieron a fondo podrían asegurar que tenía que purgar algunos pecadillos por unos meses. Estaba muy reciente la pérdida del PADRE de la familia, en mayúsculas porque Nilo se hacía sentir, su esposa y sus tres hijos quedaron desbastados ante la partida del esposo, el padre, el abuelo. Teo, uno de sus hijos no superaba la tristeza y a menudo llamaba a su hermana para conversar y llorar por su papá, lamentando no  haber podido pasar la última vez por la casa para abrazarlo una vez más. Nilo fue un hombre generoso y noble,  pero muy fosforito,  su tono de voz no lo ayudaba, aún estando en el mejor ánimo su  voz lo acusaba de ser una persona irascible, porque simplemente en muchas ocasiones se le iban los tapones, quería tener el control sobre el grupo familiar, solo que ya todos eran mayores de edad y cada quien de su domicilio.

 Pero no hablemos mal del fallecido, la historia es que por esos días Teo llama a su hermana y le dice que le va a dar la clave de su buzón de mensajes de movistar para que escuche algo. La hermana se extraña muchísimo pues Teo es un hombre muy reservado con su información, nunca le pasaría por su cabeza que su hermano le daría la clave del buzón de mensajes de su línea movistar.

– ¿Y eso para qué?, ¿por qué?, ¿que paso?

Teo le dice a la hermana que va a mantener su celular apagado para que puedas ingresar al buzón y que después conversarían.

La hermana sin entender mucho le comenta al esposo la extraña petición de Teo y comienza a marcar el celular siguiendo el viejo truco de no dejar terminar de hablar a la operadora automática para marcar la clave rápidamente y tener acceso al buzón de mensajes. La hermana va a ciegas hacia una información que sin duda para su hermano debe ser muy importante que ella escuche.

Cuelga el teléfono con las lágrimas desbordándose en su rostro,  el esposo la increpa, – ¿que te pasa?, ¿por que estas así?-, ella vocifera en susurros e hipando, pues es de noche y no quiere despertar a los niños, – Teo está muy mal – , de inmediato  comienza a marcar el celular llamando a su hermano.

– Teo tu eres loco, ¿que te pasa?, ¿Por que me haces esto? Yo estoy en paz, tu eres el que se siente culpable porque no pasabas a verlo.

Se queda callada aun sollozando escuchando por el celular las explicaciones del hermano, ella le replica, le argumenta, le cuestiona, se comienza a calmar, le dice – ¿no me estas mintiendo, estas  seguro  que  lo  recibiste  hoy ? – , continua escuchando y cuelga.

El esposo sigue a su lado a la espera de una respuesta, mientras ella vuelve a marcar el celular, le dice – escucha esto – termina de marcar las teclas y con toda la agilidad con que puede le pone el celular en la oreja a su esposo y espera unos minutos.

El esposo la ve y le dice – Ese era tu papá –

Sonia María

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s