Proyecto Won

Cita Posted on Actualizado enn

IMAGEN WON 1

Realmente no es un proyecto puede que no llegue ni a boceto, pero muchos concordaran en las premisas, nace de la necesidad de encerrarlos a todos, a los ¡WON¡, en un cuarto o en enviarlos a una isla a ver si llegan a comprender que no se puede ser tan ¡WON! en la vida.

Estas fechas del amor, la pasión y la amistad se prestan para tocar el tema, ojo, solo tocarlo porque sería un absoluto desperdicio relatar algo más extenso sobre los WONes.

“WON” es la onomatopeya de esa palabra purificadora que se le dice a las personas cuando realizan una acción proporcionalmente a la magnitud de la palabra.

Señala Héctor Torres,  en una de sus crónicas de Caracas Muerde: “Es liberador decir palabrotas a todo pulmón….y descubrir que ser caraqueño es ser caribeño. Y ser caribeño es, de alguna remota manera, ser africano. Y es que esos fonemas de silabas secas pero envueltas en una entonación ancestral que canta y amenaza y sobrevive y se aterra…”.sa palabra que parece tener su génesis en algún lugar llamado Zimbabwe, Botswana, Gabón, pero que aquí en el trópico caribeño la entendemos en toda su dimensión sin necesidad de extenderse en explicaciones, sin ni siquiera tener que pronunciarla con todas sus letras, simplemente ¡WON!.

Se le denominó Proyecto ¡WON! para tratar de entender y comprender porqué  se atraviesan y tropiezan tantos ¡WON! en la vida de cualquiera.

Como siempre, sin entrar en detalles, concordaremos que en algunos países la proliferación de ¡WONes! sobrepasa el entendimiento del más notable. Para no traer modelos regionalistas, ni siquiera continentales, solo hay que pensar en la cara de Kim Jong – Un, con el perdón del pueblo de Corea del Norte,  el ejemplo es por demás explícito.

Algunas señales  del ¡WON! sin ningún orden ni posición específica, sería como demasiado darles una jerarquía, tampoco vamos a dar las 5,10,20 características del ¡WON!, solo vamos a señalar lo que distingue a los WONes, sin comentarios reveladores de identidad, ellos solitos se delatan, siendo que, lo más catártico es llamar ¡WON! al sujeto indiciado en el caso, porque siempre hay un caso, donde según el comportamiento del sujeto y sus circunstancias lo identifica  como el ¡WON!.

Todo comenzó por el comentario de indignación de una madre, exponiendo como su hijo estaba siendo afectado por la mala relación con su padre, atribuyéndole el hijo la culpa a la nueva esposa de su papá. La madre sentenció – Que ¡WON! es zutanito, perdiendo el afecto y admiración de su hijo por no saber manejar su nueva relación -, y las amigas que la acompañaban exclamaron al unísono – que ¡WON! –

En el ámbito de las relaciones de parejas hay una galaxia completa de ejemplos de WONes, no terminaríamos nunca de mencionarlos a todos. El ¡WON¡ tiene genero específico, si me preguntan lo de millones y millonas es una  ¡WONada! sin embargo el WON tiene sexo, hay el WON y la WONa, aunque estudios científicos arrojan que es una condición mayoritariamente masculina.

OMAGEN 3 WONCuando nos fuimos adentrando en el tema, descubrimos para nuestra sorpresa que además de la proliferación de WONes en el campo de las relaciones sentimentales, ahì pareciera que no hay modo de exterminar a la especie, algunos van aprendiendo a los golpes y puede que existan varias historias de WONes regenerados. Donde nos ha comenzado a alarmar el crecimiento de la población de WONes  es en el campo de la política, pues estamos perdiendo la capacidad de asombro ante la invasión de hombres y mujeres quienes tan evidentemente  se merecen la exclamación en el dialecto africano  más oscuro, sobre todo porque sus acciones afectan las  soberanías de los pueblos.

El ¡WON! se detecta porque sus acciones lo van envolviendo en una apariencia donde no queda duda de la dimensión del WON que es. Solo tienen que recordarse de la cara de  Kim Jong – un.

Parte de la estrategia del ¡WON¡ es no parecerlo, pero tarde o temprano su  desempeño queda expuesto y hasta el/ella mismo/a se percatan que es muy tarde para recoger los vidrios.

Aunque ni todo el mundo lo logra, y es por ello frustrante, el tener la oportunidad de decirle en la cara a la persona en cuestión – Eres un ¡WON¡ – no tiene precio, muy pocas veces esa situación se consigue, es por ello que  siempre es un tema largo de conversación entre los afectados, que después de un rato comentando el cuento, ofreciendo adjetivos a diestra y siniestra alguien se atreve y dice – Ese si que es un soberano ¡WON¡ – y todos los presentes asienten con un largo  – Siiiiiii  -.

Proyecto ¡WON¡ nace de la necesidad de poder vaciar en algún sitio todas las historias de esas personas que andan por la vida sueltas afectando a muchos, pero ahora que lo intentamos plasmar, se está haciendo cuesta arriba hacer una disertación, ni siquiera un modesto escrito sobre el tema, porque a la final ¿quién quiere  alardear de tener tantos WONes en su haber?

Sonia María

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s