Sit Down Comedy: ¿Que?¿Otra vez el amigo secreto?

Cita Posted on Actualizado enn

 

 

tas1

Preparando los temas que de alguna manera considerábamos imposibles no tratar en esta edición decembrina de Multisápidas,  salió por supuesto, el de las tradiciones, y más concretamente el del peso de las tradiciones. Ese asunto de modos y costumbre que en su mayoría son hermosas, sabrosas  y hasta necesarias y aquellas que, por los tiempos que corren, llegan a convertirse en una mueca de la tradición que las precede.

Hay tradiciones a las que no puedes renunciar, como la elaboración de las hallacas. Mucho que hacer si, pero mucha sazón, mucha familia, mucho trabajo en equipo, remembranza y alegría envuelta en hoja e ‘plátano.

… ah… pero déjenme soltar mi cicuta,  aún en navidad y hablar de aquellos usos que han devenido en mueca. Ejemplo de oro: el amigo secreto.

tasEl amigo secreto es toda una  categoría navideña, un nivel con el que no puedo. Pongámoslo así,  el amigo secreto (TAS), es un invento maracucho. Sí, porque solo alguien muy jodedor podía salirnos con tal especie.

No hay asunto más pavoso, más anacrónico, más patiplumifero y menos  auspicioso que el amigo secreto. Sobre todo el de oficina.
¡Vayamos a los hechos!

De entrada lo obvio: ¡nunca, pero nunca, es secreto un coño! Todo el mundo sabe quién le regala a quién, menos uno. Uno siempre ignora. Uno sabe a quién le regala media oficina, que primo le regala a que tío,  y que compañeros del salón les tocaron a tus amigas, pero nadie sabe quién le regala a uno. Arrancamos con poca información, cosa poco prometedora, pero armados del mejor espíritu navideño y para no ser mala sangre y aguafiestas, nos apertrechamos de chuches de todo tipo: peluchitos, tarjeticas, chocolaticos, todos muy “itos” y muy cuchitos, para ir dejando detallitos por aquí y por allá a nuestro TAS. En familia es menos engorroso porque no se estilan regalitos intermedios, sino el regalo del intercambio y ya.

A la semana y media de comenzar el amigo secreto en la oficina ya  uno ha dejado casi un detallito diario a su TAS y el TAS de uno nada, o cuando mucho 3 caramelitos de menta,  de los chiquiticos. Y uno redobla el espíritu regalón y adorna los detalles con lazos y tarjeticas, para dar el ejemplo. Pero nada, una bolsita de pepitos y de vaina.

¡Llega el día!

Si hablamos del intercambio de regalos de la familia, que generalmente se celebra el 24, con la cena navideña, debes estar preparado para:

1.       Que el regalo que le diste el año pasado a un tío abuelo (corbata para él, talco perfumado para ella) sea reciclado por el tío y lo reciba tu papa o tu mama, según sea el caso. Pero en familia no importa, porque esas cosas pasan a engrosar el archivo de anécdotas y cuentos que hacen a nuestra familia tan nuestra.

2.       Que tu regalo sea el que querías, pero versión económica, porque tu TAS familiar es tu cuñado trucutú que no entiende que no es lo mismo Kenzo Amour, de ”Kenzo”, que Kenzo Amour, de “perfume factory”. Además hace como dos meses le armaste un zaperoco porque castigo a tu sobrino por una pendejada, según uno, y bueno el muy trucutú te pasa una elegante factura navideña. ¡Zas! Pero todo queda en familia, eso forma parte de.

Otro gallo canta en la oficina. Después de 4 semana agónicas, porque siempre están los inspirados que quieren comenzar diciembre en noviembre, llega el día del intercambio. Allí debes estar preparado, no,  preparado no, blindado para:

1.       Los excesos de gestos de sorpresas, pésimamente ejecutados, cuando fulanita descubre que su TAS es zutanito –“amigucho queriiido nooooooo, que belleza, te aaamoo, me enncanntaaaa”-. Ojo es el mismo amigucho que la semana pasada recibió un memo del departamento de gestión de relaciones interpersonales adjunto a recursos humanos, ante las quejas de una compañera, que desea permanecer  en el anonimato, y se siente incómoda por su acoso, que no es tal. Por supuesto la anónima es la amigucha.

2.       La entrega y recibidera de TAS a TAS es eterna, acompañada de palabras emotivas, si los TAS son panas; de mímicas y representaciones, para que la concurrencia adivine al TAS de turno y así por horas.

3.       Uno entrega su regalo, su TAS lo recibe emocionado, claro uno tiene semanas luciéndose y con el regalo final se bota pues, y cuando llega el turno del TAS de uno… solo hay 3 escenarios posibles:

3.1. Su TAS, que fue austero las semanas previas, rayando en lo pichirre, se presenta con un regalo espectacular, que le hace olvidar el purgatorio vivido los días previos y además es alguien que le cae súper bien. NO SE ENGAÑE, eso no pasa NUNCA.

tas23.2. Su TAS, tal como la evidencia de las semanas previas lo señalaban, es el peor y le regala una piecita pequeña de porcelana, que invariablemente es un bebe con  el culito al aire, o un angelito. Asúmalo, su TAS reciclo un recuerdo de bautizo y/o primera comunión  como regalo de amigo secreto.
¡Y le toca recibir el regalo y dar las gracias!

3.3. Su TAS no vino, no aviso. Nadie sabe de su paradero. Se entera de que su TAS es el pasante que contrataron hace un mes y que dudaron en incluir en el regalo,  porque la pasantía es una pasantía  por labor social de la empresa y no cobra por ella, pero que a insistencia de la gordita de la recepción incluyeron-“porque no hay que discriminar vale”-. El chamo, que no pasa de 21 años, se reportó enfermo  en la mañana. Uno se queda de un marginado, de un relegado, de un embarcado tal, que para pasar el mal rato y animar la vaina para continuar con los TAS que faltan,  se arma un forzado alboroto, que incluye aplausos para uno, por aparentemente no recibir nada.

Si, adivino, el alboroto forzado lo arma la gordita de la recepción y justo en ese momento uno recuerda que ella repartió los papelitos del amigo secreto… y colorín colorado el TAS de este año se ha acabado.

tas5
P.D.: En ambos casos nunca falta el simpaticón de la familia o el trabajo que asuma que a uno le agrada esto de regalo de navidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s