Cuento de Navidad: La Mujer Barbuda

Minientrada Posted on Actualizado enn

barbuda 4

He decidido no depilarme más. Me he enterado esta mañana que para diciembre viene a mi pueblo un circo, para hacer presentaciones en los días previos a la Navidad. Pienso dejarme crecer el bigote y los pelos de mi quijada, para ser una mujer barbuda y unirme a ellos. Una vez que mis pelos, sean abundantes, esperare sentada, toda peluda y confiada a que llegue. Tendré listo un vestido y unas peinetas brillantes, mi pulsera y mi cartera. No necesito maleta.                                                                                                                       

Haré de seguro una pequeña audición para el dueño, quien también será el presentador, un maestro de ceremonias alto y delgado, grasoso, oloroso a jabón de panela y a tabaco barato. El me hará “jalar” objetos pesados con la fuerza de mi barba trenzada, quedando de seguido encantado con mi acto. Tocará mis muslos para su aprobación, hasta llegar a mis vellos, pero inútilmente su gesto se perderá en el decorado, porque yo estaré, lo sé,  hechizada con tan solo ver y oír la voz  potente de Ladislao,  el enano del circo.          

barbuda3

De inmediato me contratará y me convertiré en un éxito sin precedentes, por la fuerza de mi barba y mis chispeantes ojos, que entre pelos, vellos y cabellos brillaran ilusionados, no solo con los aplausos,  sino de amor a mi enano, ronco y fajado. Ladislao mantendrá el tráiler limpio, cocinará todo muy rico y endulzará mis sabanas con sus toscas palabras y sus intrépidas acrobacias. Sera un amor desnudo de sombras y prejuicios, a él no le importará que no cocino, a mí no me importará que sea rico.


Imagino el nuevo cartel de propaganda del circo, yo sentada al centro como atracción principal y a mi lado, peinando con esmero mi barba extravagantemente fuerte, Ladislao, vestido como un diestro maestro torero, vestido de luces para mi faena.
Me imagino todo con tal claridad, que hasta puedo ver como con el tiempo y a causa de una indómita alergia a las cremas alisadoras, que usare en bigote, entrepierna y barba  para más lucimiento en mis actos de frenética fuerza peluda, tendré que afeitarme todo: cabello, pelo y vello por igual, con la promesa de mejoradas y nuevas capas. A instancias de mi enano practicare otros actos  y seré muy buena contorsionista Pero ¡ay de mí! Mi desgracia será que  a causa de mi alopecia, mis ojos se tornaran crudos y Ladislao perderá su hermoso contorno, volviéndose a mis ojos pequeño y defectuoso, pavorosamente frió y sudoroso.

barbuda 2El lió que se armará cuando Ladislao se entere que le he sido infiel y para mayor desdicha con alguien cercano a él. Morirá de amor al enterarse que en un par de mulas robadas al anochecer, me fugue con Neftalí, el payaso novato, la persona más dulce que jamás conoceré y por tanto el payaso más auténtico del circo. El que hará reír a hombres, mujeres y niños, al que aplaudirán con todos sus dientes y al que gritaran que vuelva a la carpa una y otra vez. Neftalí que me hará reír y olvidarme de mis pelos hasta que los tenga de nuevo largos y fuertes.

Mis ojos brillosos ya no querrán reír, llenos de pelos por todos lados y en poco tiempo odiare a Neftalí.

barbuda 1
Para año nuevo correrá la historia de una mujer barbuda que  sentada en la carretera de un pueblo, espera el  paso del próximo circo para unirse a sus talentos
.

Adriana G

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s